Un colonense que triunfa en el fútbol mexicano

Por: Jaime A. Chávez Rivera -

Actualmente se encuentra a los servicios del San Luis.
También ha estado en el fútbol de segunda y tercera división profesional, fuerzas básicas, Cruz Azul y los Guerreros de Acapulco, entre otros.

René Mendieta destacó en el Tampico Madero, Blas Pérez es uno de los goleadores del León en la liga de ascenso y Felipe "Pipe" Baloy ha sobresalido con el Monterrey y el Santos Laguna, pero hay otro panameño que triunfa en el fútbol mexicano en primera división.

Una señal con las manos en forma de C3 es la manera con la cual se identifica un colonense. Este símbolo brilla en México, gracias a un hijo de la Costa Atlántica que con su talento ha hecho un espacio en la institución mexicana del San Luis Potosí.

Mauricio Morales se crio en Colón, en Calle 11 y Mélendez. Allí, en la casa 10 mil 67, esa que popularmente todos en el barrio llaman "Chepina".

Los 21 años que lleva en tierras mexicanas le marcan el acento al hablar, así se le escucha por el móvil, hasta podríamos decir que suena como norteño pero, pese a todo eso, dice que no olvida su natal Colón, su escuela Porfirio Meléndez y su alma máter, el Colegio Abel Bravo.

Trabajo en San Luis

Aunque no juega, está consciente que su trabajo como quinesiólogo en la institución del San Luis es valiosa; como médico atiende al equipo mayor o absoluta y las categorías inferiores como sub-20 y sub-17, entre otras.

Llegó a los "Gladiadores" hace poco más de dos años, estuvo atendiendo increíblemente a Blas Pérez en el San Luis y ha tratado lesiones de jugadores que han militado en el seleccionado mexicano como Braulio Luna, por dar algunos ejemplos.

Morales lleva a cabo un sinnúmero de tareas con los jugadores: una simple inyección, atención de fatigas musculares, ligamentos cruzados, fracturas, funciones de rehabilitación, etcétera. "Toda rehabilitación depende de la seriedad de la lesión, puede ser de unos días, semanas o meses", recalca una y otra vez.

"Yo soy médico especialista en deportes, cuando estudiaba medicina pedía a Dios seguir en la línea y él me ha ayudado, me ha dado las pautas", sentenció el colonense que se siente agradecido con el Todopoderoso.

Con el fútbol americano y la selección de clavados

Aunque se declara amante del deporte, no solo ha estado con el San Luis. También fungió como médico con el equipo de fútbol americano del Instituto Tecnológico de Monterrey (campos Toluca) por espacio de siete años y como si fuera poco, también se mantuvo con el seleccionado de clavado de México (CIMA), deporte que ha dado muchas medallas en Juegos Olímpicos al país azteca.

Por espacio de dos años (2001-2003), estuvo atendiendo a clavadistas como Fernando Plata, medalla de plata en las Olimpiadas de Sydney 2000; Romel Pacheco, quien ha ganado oro en Juegos Panamericanos y finalista del mundial de clavados; y Laura Sánchez y Paola Espinosa, quienes ganaron medalla de bronce en la Campeonato Mundial de Barcelona. Este logro fue suficiente para que ambas competidoras fueran reconocidas con el Premio Nacional del Deporte de ese año.

Este colonense, graduado como médico cirujano y partero, con una especialidad en medicina en el deporte, en la Sección de Estudios de Postgrado y de Investigación en el Instituto Politécnico Nacional de Escuela Superior de Medicina, ha estado también a los servicios de la segunda división y tercera división y de las fuerzas básicas de Cruz Azul La Noria y los Guerreros de Acapulco.

Con 39 años sobre sus hombros, el oriundo de la casa "chepina" también es catedrático en la Universidad del Valle de México de San Luis en donde imparte la clase sobre licenciatura en Terapia Física, también tiene que ver con la nutrición de los atletas donde ha trabajado y siempre mantiene en mente poder algún día colaborar con el fútbol panameño para ofrecer algunas recomendaciones sobre el fútbol profesional.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.