Mujer se filma abusando de menores que cuidaba y envía videos a novio pedófilo

Una corte de Londres condenó a la mujer a 13 años de prisión, mientras que su pareja deberá pasar 11 tras las rejas. Ambos aceptaron más de 30 cargos por abuso sexual de menores
Paige Poole, de 29 años, fue enviada a la cárcel después de que se descubriera que había abusado sexualmente de una pequeña niña de 18 meses, grabado el deplorable acto y enviado el video a su pareja, Ross Kingsland, de 44 años, catalogado como pedófilo.

Paige Poole, de 29 años, fue enviada a la cárcel después de que se descubriera que había abusado sexualmente de una pequeña niña de 18 meses, grabado el deplorable acto y enviado el video a su pareja, Ross Kingsland, de 44 años, catalogado como pedófilo.

Por: Infobae -

Paige Poole, de 29 años, fue enviada a la cárcel después de que se descubriera su último delito: abusar sexualmente de una pequeña niña de 18 meses, grabado el deplorable acto y enviado el video a su pareja, Ross Kingsland, de 44 años, catalogado por la justicia como un pedófilo. Pero había mucho más.

Poole y Kingsland se conocieron en un sitio web de fetiches extremos y se describieron como que compartían el mismo “corazón negro”.

Publicidad

Kingsland es un hombre casado, pero sostenía una relación con Poole, a quien motivaba para cometer actos atroces como la violación de niños a los que cuidaba en su trabajo de niñera.

El hombre también fue capturado por la policía que llevó a cabo una investigación encubierta de abuso sexual infantil. Poole luego se adelantó para decir que ella era su amante y se reveló el verdadero horror de sus crímenes.

La pareja compareció en Exeter Crown Court (Londres) para ser sentenciada por una larga lista de horribles delitos cometidos contra un niño.

Kingsland admitió 12 delitos sexuales contra niños y fue encarcelado durante 11 años. Poole, quien llevó a cabo el abuso de la niña de 18 meses hasta ocho veces, fue encarcelada durante 13 años por los ‘múltiples delitos abominables’. Admitió 20 delitos sexuales contra niños.

Más tarde se conocieron y conspiraron para violar a otro niño pequeño, pero la fiscalía no pudo decir si esto sucedió, lo que dejó a la familia de la víctima en ‘angustia’.

El juez David Evans dijo: “Ambos eran adultos que sabían lo que estaban haciendo en cada paso del camino. Cada uno eligió planificar y poner en práctica sus deseos desviados. Este fue un verdadero encuentro de mentes malvadas”.

El juez no se guardó calificativos y los señaló de ser “pedófilos moralmente corruptos” y compadeció a cualquiera que tuvo la “desgracia” de encontrárselos en el camino. “Causaron de manera deliberada y conjunta la más terrible angustia a un buen número de personas. Destruyeron las vidas de personas y familias afectadas”.

El fiscal, Jason Beal, dijo que la pareja fue localizada en el verano de 2020.

Un oficial de la policía del Met se hizo pasar por madre de dos hijas de ocho y 12 años ofreciéndolas por abuso sexual en un sitio llamado ‘They Grow Up So Fast’.

Kingsland se hizo llamar Dirty Dad y se comunicó con la ‘madre’ para reunirse para abusar sexualmente de las hermanas jóvenes.

También le envió a la madre un archivo de video de un niño de cinco años que dijo que había abusado, le dijeron a la corte.

En julio pasado, la policía arrestó a Kingsland casado en su casa en Exeter, y al día siguiente Paige Poole visitó a su esposa para decirle que era su novia.

Poole dijo que se conocieron en un sitio web que se ocupaba de los gustos sexuales explícitos de los adultos, afirmó el fiscal Jason Beal.

Fue cuando la policía examinó forense sus teléfonos móviles que se reveló todo el horror del abuso sexual.

Poole fue arrestada en Staffordshire, donde se encontró un segundo teléfono escondido después de que borró los rastros de sus actividades en otros dispositivos.

Llevaba casada solo dos años y vivía en el Reino Unido durante 18 meses cuando conoció a Kingsland y se sintió “comprometida emocionalmente con él”.

Le dijeron al tribunal que Poole hizo una serie de videos repugnantes de sí misma abusando de una niña de 18 meses, desnuda y riendo mientras los hacía.

Kingsland la llamó Dark Angel y usó emojis de corazón negro y el signo del diablo.

La pareja admitió un catálogo de 32 cargos que incluyen conspiración para violar a un niño, agresión sexual y agresión por penetración, así como tomar y distribuir imágenes sexuales de niños.

Kingsland y Poole fueron inscritos de por vida en el registro de delincuentes sexuales y recibieron una orden de prevención de daños sexuales de 20 años. Cumplirán dos tercios de sus penas de cárcel antes de que puedan ser considerados para su liberación.

Contenido Premium: 
0