Construyen primer residencial

Unas 50 familias de la comunidad de Los Guarumos, en el corregimiento de Ñurum en la comarca Ngäbe-Buglé, dejaron sus casas de quincha y piso de tierra

José Adames / La Voz del Interior

Unas 50 familias de la comunidad de Los Guarumos, en el corregimiento de Ñurum en la comarca Ngäbe-Buglé, dejaron sus casas de quincha y piso de tierra para habitar en el primer residencial construido en el área comarcal.

Es que este primer proyecto urbanístico de la comarca Ngäbe-Buglé se caracteriza porque todas las casas están construidas con ladrillos de adobe preparados por los varones de la propia comunidad.

Para hacer esto realidad fue necesario capacitar a los hombres en el arte de la construcción, lectura de planos, albañilería y sobre todo a aprender a trabajar los ladrillos de adobe que después fueron vendidos a la empresa constructora del residencial. A las mujeres también se les capacitó en costura y reparación de máquinas de coser para que sean capaces de trabajar para ellas mismas.

El proyecto cuenta con 50 casas, huertos agrícolas, plantación de árboles frutales y sistema de manejo de desechos sólidos. También cuenta con una panadería comunal para que las familias puedan establecer un negocio que les provea de recursos económicos.

El programa, que fue gestionado por el Despacho de la Primera Dama, tuvo un costo de un millón 400 mil dólares y cumplió el sueño de muchas familias que vivían en condiciones precarias y que ahora contarán con camas, colchones y otros implementos para el hogar.

Ibón Martinelli, encargada de proyectos del Despacho de la Primera Dama, indicó que el esfuerzo de toda una comunidad dio como fruto que ahora las familias tengan una casa propia en buenas condiciones con techo de zinc, piso de concreto y servicios sanitarios.

La funcionaria manifestó que a cada vivienda se le instalaron paneles solares para garantizarles el suministro de energía eléctrica y a través del Inadeh se dictará capacitación a las personas para que aprendan a darle mantenimiento y puedan repararlos.

La señora María José Sanjur agradeció por la ayuda recibida, y confesó que nunca imaginó poder contar con una vivienda de esta clase. Ella pidió que se les termine de acondicionar el acueducto y puedan contar con agua en todas las casas.

Timoteo Pérez González señaló sentirse muy feliz, pues con este programa ha tenido la oportunidad de darle a su familia una vivienda digna. También agradeció la capacitación recibida porque ahora tienen la oportunidad de obtener ingresos, pues trabajan en la fabricación de los ladrillos de adobe y esto les genera dinero para sus familias.


Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.