Puente une a dos provincias

El Puentelena, un puente zarzo de unos 45 metros de longitud y 25 de altura es la única vía que comunica

José Manuel Adames / José Manuel Adames

El Puentelena, un puente zarzo de unos 45 metros de longitud y 25 de altura es la única vía que comunica a decenas de comunidades de la región norte de Santa Fe de Veraguas, la comarca Ngäbe-Buglé y el antiguo territorio de Bocas del Toro.

Miles son los residentes de estas regiones que utilizan este puente colgante que atraviesa el caudaloso río Calobévora, a la altura de la comunidad de Guabal, en el corregimiento de Río Luis, en Santa Fe.

El puente fue construido en el año 2005 con el apoyo de una agencia de colaboración española por un monto de 70 mil dólares y el mismo se hizo debido a la necesidad que tenían muchas comunidades indígenas y campesinas de utilizar esta vía para acortar distancias y para que el traslado de enfermos fuera más rápido.

Faustino Montero, oriundo de la comunidad de Valle Bonito, en el distrito de Kusapín, en la región comarcal, cuenta que recorre 12 y 14 horas caminando para llegar hasta Guabal, donde aborda el transporte hasta Santa Fe y Santiago. Según él, antes de que se construyera este puente fueron muchas las vidas que se perdieron al intentar cruzar el río Calobévora cuando estaba crecido.

El Puentelena, como se le conoce, es utilizado diariamente por cientos de personas que provienen de la región norte de la comarca y de otras comunidades bocatoreñas que prefieren seguir esta vía, porque les toma menos tiempo salir de las montañas a través de Santa Fe, en Veraguas, que por Bocas del Toro.

Además de ser utilizado como un mirador para apreciar el denso bosque, las montañas de la cordillera central y las frescas aguas del río Calobévora, cruzar por este puente le puede ahorrar hasta tres y cuatro días de camino a quienes se dirijan a ciudades como Santiago, Penonomé o Panamá.

Beato Concepción, morador de la comunidad de Ortiga, manifiesta que hace mucho la gente, luego de caminar varias horas e incluso días, quedaban “atajadas” si el río estaba crecido y se retrasaba mucho más su viaje. Ahora llegan confiados porque hay un puente seguro que comunica a pueblos hermanos de Veraguas, Bocas y la comarca Ngäbe Buglé.

Sobre este puente es común ver niños, mujeres y ancianos caminar sin preocupación para luego recorrer largos trillos entre selva, cerros y montañas para llegar a sus lugares.

Según Concepción, diariamente atraviesan este puente moradores que provienen de las comunidades de Kusapín, Santa Catalina, Loma Yuca, Valle Bonito, Guibale, Bahía Azul, Río Chiriquí, Tobobé, Jirote, Bilingüe, Río Grande, Guacamaya, Tongrí, Chucará y otras de la comarca Ngäbe Buglé y del antiguo territorio de Bocas del Toro.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.