Por: Estados Unidos -

Al menos cuatro encapuchados participaron en el saqueo de más de 140 cajas de seguridad en un banco de Buenos Aires, según detalles de la investigación del "robo del año" que presenta aún grandes interrogantes, como por ejemplo, por qué no se atendieron las alarmas que saltaron durante el atraco.

Los ladrones aprovecharon los festejos de Año Nuevo para saquear 143 cajas de seguridad de la bóveda de una sucursal del estatal Banco de la Provincia de Buenos Aires), el segundo mayor de Argentina.

Publicidad

Accedieron al banco a través de un túnel de entre 20 y 30 metros de longitud cavado desde un local vecino, que, según el fiscal del caso, fue alquilado con identidades falsas el pasado julio.

Además, crearon un sistema de ventilación y, para amortiguar el ruido, alfombraron el túnel, de acuerdo con medios locales, las alarmas saltaron en tres ocasiones y la policía que acudió a la sucursal no encontró nada sospechoso.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, se preguntaron por qué no se prestó la suficiente atención a las alarmas y pidieron una revisión del caso.

Según la agencia oficial Télam, la policía ha encontrado en el interior del banco una de las capuchas utilizadas por los ladrones que, de acuerdo con fuentes próximas a la investigación, se centraron en un sector específico de la bóveda de la entidad lo cual demostraría que "sabían cuáles cajas querían abrir" .

Cientos de personas acuden al banco para informarse sobre el robo y confirmar si figuran entre los afectados.

En 2005 se registró un intento similar de robo en un banco de la provincia de Buenos Aires, con un túnel de 25 metros excavado bajo la bóveda de la oficina bancaria.