Block title
Block content
Block title
Block content

Se inundan estados del sur

Por: Estados Unidos -

Millares de personas de los estados del sur de EE.UU. se preparan desde ayer para "masivas inundaciones" provocadas por el desbordamiento del río Misisipi, que se espera bata los récord históricos con más de 14 metros de altura en los próximos días.

Las fuertes lluvias caídas en los últimos días en la cabecera del "poderoso Misisipi", como se le conoce en EE.UU., obligaron a las autoridades de los estados de Misuri, Kentucky, Arkansas, Luisiana, Illinois, Tennessee e Indiana a recomendar a los habitantes de las zonas bajas a que se trasladen a terrenos más altos.

Publicidad

"Estamos tratando de prevenir cuantas misiones de rescate podamos y gestionarlo a través de misiones de evacuación", dijo Bob Nations, de la Oficina de Emergencia de Memphis, en declaraciones a CNN.

Se espera que el desbordamiento que avanza hacia el sur alcance sus mayores niveles durante la próxima semana.

"Cuando ves al Misisipi tres kilómetros más ancho porque se ha desbordado y no tiene orillas, da qué pensar", afirmó, también al mismo canal de noticias, Bill Haslam, gobernador de Tennessee, uno de los estados más afectados y donde millares de casas ya han sido desalojadas.

La prensa de Memphis ha informado que las aguas turbias del río ya han inundado barrios enteros, y que sólo se ven desde el aire los techos de los edificios y las copas de los árboles.

Por el momento, y gracias a las advertencias y las evacuaciones previas, no se ha reportado ninguna víctima.

"El agua puede ser algo maravilloso y peligroso. Si viene, debe irse. Y tenga seguro que va a venir", aseguró a CNN Albert Santa Cruz, comisario de seguridad pública del estado que lleva el nombre del gran río y que espera sufrir el desbordamiento más grande a finales de la próxima semana.

El tráfico fluvial ha sido restringido en el estado de Misisipi, donde se teme que la crecida afecte a los casinos flotantes, que son uno de los atractivos de la región e importante fuente de ingresos.

"La crecida durará al menos 10 días, pero puede que tengamos niveles elevados de agua durante semanas", explicó Bobby Jindal, gobernador de Luisiana, donde se encuentra la desembocadura del río.

Block title
Block content
Block title
Block content