728x90 b756

Violan a actriz porno y redes sociales se solidarizan

Stoya causó revuelo cuando declaró en su cuenta de Twitter que había sido violada por su expareja, James Deen,

Por: http://www.fucsia.co/ -

Stoya, una de las actrices más conocidas de la industria pornográfica, causó revuelo este fin de semana cuando declaró en su cuenta de Twitter que había sido violada por su expareja, James Deen, también actor de la industria del entretenimiento para adultos. Sus declaraciones generaron la solidaridad de miles de personas que usaron el hashtag #SolidarityWithStoya para mostrar su apoyo a la actriz. Por su parte, Deen afirmó en sus cuentas de redes sociales que las afirmaciones en su contra no son ciertas. La actriz porno Tori Lux escribió el pasado 29 de noviembre que también ha sido víctima de abuso sexual por parte de Deen. Amelia McDonell-Parry, editora del portal The Frisky que publicaba consejos escritos por Deen, declaró que ya no contará con su participación en el sitio web. “No necesito que Stoya o ninguna mujer “pruebe” que ha sido violada para que yo le crea. A las mujeres que admiten que han sido víctimas de violación a menudo no les creen. Esto es especialmente cierto para mujeres que trabajan en la industria del sexo, y muchas personas a menudo se preguntan si estas mujeres pueden ser violadas”, declaró esta mujer. La violación es uno de los crímenes que menos se denuncia. Las autoridades colombianas estiman que por cada víctima de violencia sexual que denuncia a su agresor, otras cuatro guardan silencio. “Hay un 70% de violencia sexual en el país que no se conoce porque sólo un 30% se denuncia”, declaró Carlos Valdés, director de Medicina Legal en un foro organizado recientemente. Una de cada tres mujeres en todo el mundo ha sido víctima de violencia física o sexual, principalmente causadas por su compañero sentimental, según cifras de ONU Mujeres. Mira también: 'Pinta el mundo de naranja para eliminar la violencia contra la mujer'. Aún muchas personas piensan que solo porque una mujer trabaja en la industria del sexo no puede ser violada. Sin embargo, el caso de Stoya demuestra que, sin importar qué trabajo desempeñe la víctima para ganarse la vida o si está con su pareja, cuando se trata de sexo, si la mujer dice no, es no.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.