Ambientalistas horrorizados

La gente no salía de su asombro al caminar por lo que denominaron un cementerio de árboles.

Redacción
Web


La jornada de reforestación se realizó, tal como lo habían prometido los residentes de Villa de Las Fuentes 2, corregimiento de Betania. Desde hace varias semanas han venido protestando contra la intención de la Caja de Ahorros de levantar, en un área boscosa, un centro recreativo para beneficio de los colaboradores del Banco de la Familia Panameña.

Quienes visitaron el sitio, por primera vez, quedaron horrorizados al observar en el suelo a muchos árboles centenarios que no pudieron librarse de la mano criminal del hombre. El asombro de los niños se pudo percibir y llegó a lo más profundo del alma de los asistentes. “Estamos aquí, sembrando a los árboles hijos; esperamos que ellos no sea asesinados como ha ocurrido con sus padres”, expresó el dirigente Gabriel Noriega. Anoche la dirección de la Caja de Ahorros mandó a colocar letreros con la leyenda, NO PASE, propiedad de la Caja de Ahorros. Esta acción llenó de ira a los moradores de Villa de Las Fuentes. “Ellos llaman a la concordia, al diálogo, pero con eso sólo hacen que nosotros tripliquemos los esfuerzos en esta lucha”, indicó una señora.

La jornada fue apoyada por el diputado, Víctor Juliao III, quien pareciera será elegido para un tercer periodo al frente de la comisión de Población, Ambiente y Desarrollo, de la Asamblea Nacional. El político expresó que se identifica con el sentir y el clamor de los quejosos, quienes en todo momento, dijeron, no han sido tomados en cuenta para este proyecto.

Los residentes están tras la pista de tres venadas recién nacidas que no aparecen. “Esperamos que no hayan sido víctima de la mano depredadora de quienes intentan levantar este centro recreativo. Hay preocupación por lo que ha sido destruido, debido a que el terreno boscoso pudiera ser importante en el ciclo lluvioso. Además, agregan los residentes, muy cerca del lugar devastado se encuentra el nacimiento del río Curundú.

El desequilibrio que puede conllevar esta decisión de la Caja de Ahorros, incidirá, negativamente en las operaciones del Canal de Panamá, cuyo principal recurso, para su operación, es el agua. “No nos oponemos al progreso, al desarrollo, pero esto se debe hacer cumpliendo la ley y pensando en un crecimiento sostenible respetando los ecosistemas”, manifestó Juliao.

La gente no salía de su asombro al caminar por lo que denominaron un cementerio de árboles. No hay duda que esto solo puede ser calificado como un crimen en contra de la naturaleza. Se supo que la Caja de Ahorros suspendió el proyecto y comenzará jornadas de diálogo con la población. El diputado Juliao espera que reine la madurez, el entendimiento y la decisión de hacer las cosas como lo manda la ley.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.