Block title
Block content
Block title
Block content

Exmarine quiere ser juzgado en Panamá

Por: -

El exmarine Brian Karl Brimager, de 37 años, quien enfrenta cargos en San Diego, California por asesinar en Bocas del Toro a su novia Yvonne Baldelli, hizo una extraña petición a los tribunales norteamericanos: ser juzgado en Panamá.

Un tribunal de investigación de California acusó al militar retirado Brian Karl de homicidio en primer grado por matar a su novia, desmembrar su cuerpo y deshacerse de él en una isla panameña.

Publicidad

Brimager, que se declaró no culpable del crimen, se encuentra bajo custodia de las autoridades estadounidenses desde junio de 2013.

Según la acusación, Brimager terminó con la vida de Yvonne Baldelli, quien fuera su pareja, en torno al 26 de noviembre de 2011 y posteriormente la descuartizó y se deshizo de los restos en un área selvática de difícil acceso de la isla Carenero, en Bocas del Toro de Panamá.

Durante el tiempo que Baldelli estuvo desaparecida, Brimager aseguró que la mujer se había mudado a Costa Rica con otro hombre y urdió una elaborada coartada para evitar sospechas, que incluyó mandar correos electrónicos haciéndose pasar por la víctima y viajar hasta Costa Rica para retirar dinero de la cuenta de banco de Baldelli.

En agosto de 2013, las autoridades panameñas indicaron que se habían hallado restos óseos dispersos por un sendero de la isla Colón, contigua a Carenero. Una vez analizada esa osamenta y cotejada con el ADN de los familiares de Baldelli, se confirmó que se trataba de la joven estadounidense desaparecida.

De acuerdo con el informe de la acusación del tribunal de investigación de San Diego, Brimager y Baldelli comenzaron una relación sentimental en 2009 cuando ambos residían en Dana Point, en el condado de Orange, en el sur de California, y en septiembre de 2011 se mudaron a Panamá.

La pareja fijó su residencia en una habitación en un hostal de isla Carenero al tiempo que Brimager contactaba por correo electrónico con otra mujer, madre de su hija, (identificada con las siglas "K.W.") y hacía planes para establecerse con ella en EE.UU.. En esas comunicaciones, Brimager nunca mencionaba a Baldelli, quien por entonces ya sufría maltrato físico por parte del antiguo marine, con el que tenía ruidosas peleas en su cuarto del hotel que le dejaron marcas en los brazos y los ojos.

Block title
Block content
Block title
Block content