Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Humbert mete la mano en fuego por centro de Amador

Por: Redacción / Crítica -

La viabilidad financiera del centro de convenciones que se está terminando de construir en Amador está "garantizada", pese a que uno de los contratistas de la obra está en quiebra, dijo el contralor general de la República, Federico Humbert.

"Hay una fianza robusta de $98 millones, que le da una garantía al pueblo panameño de que no hay ningún centavo aquí que esté en riesgo por la situación financiera de una de las empresas", afirmó Humbert.

Publicidad

Construcciones Civiles Generales (Cocige) está en "quiebra" y está "subrogando" sus obligaciones en la compañía líder del consorcio constructor, China State Construction Engineering Corporation (CSCEC), agregó el funcionario, que valoró el músculo del gigante chino y dio por prácticamente descartado el uso de la fianza.

Humbert hizo un recorrido por el centro, cuyo costo asciende a $195 millones, de los cuales ya se ha desembolsado al consorcio más de $136 millones. El centro estará listo en junio, seis meses después de la fecha original de entrega.

El contralor señaló que "me siento halagado que nuestra institución, su equipo de ingeniería y personal de la ATP hayan identificado tantas incidencias que son cosas normales en una construcción de casi $200 millones… Son pequeños detalles no son de estructura, sino de cambios de baldosa, reparación de pisos y techos".

Humbert explicó que aún quedan pendientes por pagar $60 millones, pero advirtió que si el Estado tiene  que hacer efectiva la fianza (con ASSA) para terminar el proyecto "a este contralor ni a su equipo de trabajo le temblará la mano para exigir a la Autoridad de Turismo  que ejecute la misma, sin embargo, parecería que no va ser necesario".

Por su parte, el administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Gustavo Him, destacó que ya hay interés internacional por usar las instalaciones del centro.

Remarcó que el centro no tiene fallas estructurales y que si no si hubiesen identificado las  dos mil incidencias o inconformidades desde que  se retomó el proyecto en 2016, no se hubiese hecho el trabajo correctamente.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content