Block title
Block content
Block title
Block content

Idaan

Idaan

Por: Por José Raúl Mulino -

Desde hace algunas semanas me he preocupado por averiguar de la situación de esta vital entidad "autónoma". Primero, me llamó la atención el contrato de consultoría con el BID, a cinco años, por más de $200 millones, y segundo, ante la incoherente presentación del director ante la Asamblea en estos días con su fórmula mágica de legislar sobre el agua de las piscinas. Al país hay que estudiarlo, entenderlo, si uno propone dirigirlo.

Sin duda alguna, el tema del agua, integralmente entendido, deberá ser un tema de buenos consensos. Para ello, la constituyente sería el marco idóneo junto a otros de igual envergadura. Por información recabada, al Idaan se le ha invertido desde la administración de Guillermo Endara a la actual unos $7 mil millones vía distintas consultorías, gestiones, uso del ex Fondo Fiduciario, para resolver aspectos rezagados desde la década de los 80. Varela en campaña prometió agua y sanidad básica y entre pitos y flautas despliegan información de inversión por el orden de los $5 mil millones. O sea, esta administración se lleva 5 veces más que lo dicho por el BID para el quinquenio 2004-2009. Una barbaridad de dinero.

Publicidad

No obstante, en una conclusión dada por una de mis fuentes conocedoras, luego de esos $7 mil millones, se pierde el 50% del agua que se produce, el mantenimiento es altamente deficiente y no se cobra lo que se logra facturar. Como modelo de gestión y de negocio, es un rotundo fracaso. Por otra parte, la nueva consultoría, cuando se busca información en la página del BID, sale un anuncio que dice: "a solicitud del país prestatario, la información no se divulgará de conformidad con las excepciones de divulgación y políticas del Banco". Es decir, a mi entender, poco se sabe sobre pliegos o mecanismos de selección de la empresa, sinónimo de problemas a gran escala dentro y fuera de Panamá. Pareciera que lo único seguro es que ese socio tendrá grandes ingresos sin especificar cuáles son sus responsabilidades y riesgos. Y, reitero, todo esto a un año de salir del gobierno.

Por otro lado y no menos importante, sobre todo para los acérrimos opositores de la privatización, les comento que según mis fuentes, mucho más de la mitad de los servicios que presta la institución están en manos privadas y de gran ineficiencia. Desde el cobro hasta la lectura de medidores, reparaciones de todos los tipos, etc. La Constitución y leyes establecen los esquemas permitidos para la prestación de un servicio básico y tutelado por el Estado: entidad autónoma, empresa económica mixta, concesión administrativa, privatización sin ambages y municipios prestadores del servicio. El BID ha reconocido que este esquema es un híbrido y que no ha sido implementado en otras partes. ¿Entonces? ¿Vamos a servir de experimento frente a una entidad varias veces colapsada? Creo que el BID pone en riesgo su préstamo. Una nueva administración lo suspende por responsabilidad y ante un eventual delito contra la administración pública. Además, si la constituyente se convoca, como he mencionado, el tema del agua será abordado y no deben existir camisas de fuerza y menos costosas que compliquen la adopción de una nueva entidad de aguas. Así de sencillo.

Pero más que los tecnicismos y los números que son áridos para explicar, por lo menos por mí, la autonomía real, administrativa, económica y financiera se impone. A esa conclusión conducen todos los caminos. Sacar del botín político al Idaan se impone, sobre todo para evitar que sea por falta de agua que se inicie una convulsión social latente y vigente. Si el Canal se panameñizó producto de un gran acuerdo entre todos, como decía hace poco alguien, bien vale el esfuerzo que hagamos para "canalizar" temas vitales. El agua es a mi juicio, el más urgente.

Créanme que he tratado de sintetizar la información que he logrado y que reconozco es de difícil digestión. La idea es aportar como político opositor ideas y programas vitales para la conducción próxima del país y no pasar como otros que creen que con decir que " hay que regar las matas para que salgan las flores" cumplen su labor opositora.

Por suerte, el reloj sigue su marcha, y cada día que pasa es uno menos de todos ellos allá!

Block title
Block content
Block title
Block content