Block title
Block content
Block title
Block content

¡La soga templada!

¡La soga templada!

Por: Juan Pritsiolas Crítica -

El mandatario Juan Carlos Varela tiene el rancho ardiendo interno y ahora se le prende el externo. Por salvación, desesperación o de manera calculada, se alineó con la política de EEUU contra el régimen de su antiguo “amigo” Nicolás Maduro y elaboró una lista negra de chavistas.

Los venezolanos expertos en sanciones se le fueron a la yugular económica y prepararon su retaliación que golpea duramente en los bolsillos del poderoso Stanley Motta al impedir los vuelos de Copa por 90 días, lo que deja a la aerolínea sin percibir un estimado de $150 millones en un trimestre.

Publicidad

La compañía aérea transporta mensualmente 30 mil pasajeros con un precio del pasaje que promedia los $1,670. Pero además es probable que Copa se abasteciera de combustible jet fuel a precios económicos en Venezuela. Motta también operaba y vendía mercancía a los duty free en la nación suramericana.

Otro afectado sería su ministro consejero y empresario de la Zona Libre, Taher Yaafar, cuyas empresas figuran en la lista de 46 compañías con las cuales Venezuela decidió suspender relaciones comerciales.

El comercio de Panamá con Venezuela se estima en $2,000 millones. Venezuela es el cuarto socio comercial de Panamá, a juzgar por sus exportaciones, revelan algunos reportes.

Panamá por años ha rechazado de la elaboración de listas negras de la OCDE y de la Unión Europea, pero hoy –independientemente del cuestionamiento al chavismo- entra en una especie de incoherencia en su política exterior.

¿Qué llevó a Varela a tomar ese paso? Todavía es temprano para especular, porque se alineó unilateralmente con la política norteamericana, tal como lo hizo anteriormente al incluir a Panamá en la coalición que apoya la lucha contra el Estado Islámico (ISIS). Hay quienes consideran que los halcones que ahora controlan la Casa Blanca, no estaban muy contentos con la nueva relación panameña con China Continental y eso pudo asustar al mandatario panameño, que optó por la jugada contra su “amigo” Maduro.

Hay quienes estiman que Varela ve su posición contra el chavismo, como una especie de tabla de salvación externa frente a una situación interna compleja.

Ya el 5 de mayo próximo faltará un año para conocer quién será su reemplazo. La oposición cariñosa de la que disfrutó todo este tiempo, ya se le divorció, a pesar que en la última semana se observaron señales de acuerdos tras bastidores.

Varela comienza a mandar menos. Los funcionarios ahora piensan dos veces en acceder a tomar medidas abusivas contra los opositores, porque no son tontos y saben que habrá vida a partir del 1 de julio del 2019. ¡Simple sobrevivencia!

Y es el que el propio Ejecutivo entendió eso o es que acaso la resistencia inicial que tenía respecto al tema de los magistrados de la Corte, no varió en la última semana. La decisión de revocar la suspensión del alcalde de Los Santos, es ¿algo casual?

Sin embargo, hay quienes sostienen que Varela no midió que ahora la izquierda la calentará el patio interno y será blanco de las conspiraciones del socialismo del Siglo XXI.

En el escenario criollo, la aritmética política de los panameñistas es apostar a la figura del alcalde José Blandón para una candidatura presidencial. Ellos sostienen que el 70% de los panameños vota oposición y de ese pastel, el 20% se lo llevarían los independientes; el otro 50% se lo reparten PRD, CD y el FAD. Nosotros ganamos con un 30%, sostuvo uno de los analistas del oficialismo.

Ya Blandón está en conversaciones con el Molirena. Pero el alcalde está claro que si su produce una alianza entre el PRD y el CD, sus opciones serían mínimas.

En el PRD, el candidato no está definido. Aunque afuera marca fuertemente Zulay Rodríguez a lo interno puede ser bloqueada por la estructura del colectivo, donde tienen mayor margen de maniobras Laurentino Cortizo y Juan Carlos Navarro. Pedro Miguel González intenta convencer a última hora a Samuel Lewis Navarro, pero éste parece descartar esa posibilidad.

En la esquina de Cambio Democrático, no hay nada definido. Rómulo Roux a punta de silencio busca lograr una candidatura; Riccardo Francolini ve una ventana por la que se quiere colar; José Raúl Mulino analiza sus opciones y algunos le calientan los oídos a Yanibel Abrego, para buscar la vicepresidencia en una alianza con el PRD.

En ese escenario falta ver el impacto del retorno del exmandatario Ricardo Martinelli que se estima será para junio, ya sea con un regreso voluntario o extraditado. En un ambiente político sin definición, el expresidente sería un nuevo elemento para inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Block title
Block content
Block title
Block content