Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Miles de kilómetros por la fe

Marcilia, es proveniente de la ciudad de Praia, manifestó sentirse feliz de estar en Panamá y de todo el cariño recibido por parte de la familia de acogida y de la población, señalando: “Que si llevas a Cristo en tú corazón, nadaras en la marea”.

Por: Roberto Ballesteros A. / Crítica -

Más de 6,000 kilómetros, recorrieron los peregrinos de la República de Cabo Verde, luego de partir del continente africano, tras una larga y agotadora travesía de tres días, para llegar a suelo panameño, su objetivo, participar de la Jornada Mundial de la Juventud y compartir con el Santo Papa.

Después de tantas horas de viaje, al llegar a la ciudad capital, fueron trasladados vía terrestre hacia la provincia de Veraguas, trayecto que duró unas tres horas y media aproximadamente, pero esto no fue ápice para que esta delegación de 31 personas, entre ellos dos (2) sacerdotes y diacono, saltaran, bailaran y cantaran, al llegar a la parroquia de San Juan, de Santiago, donde les esperaban cientos de peregrinos como franceses, holandeses, polacos, norteamericanos y por supuesto latinoamericanos.

Publicidad

LEE TAMBIÉN: Voluntarios de la JMJ vivieron una mañana ecológica

Posteriormente se trasladaron a la comunidad del Espino de San Francisco, ya que cada delegación internacional tiene asignado un centro, donde permanecerán durante la pre jornada.

Samuel Da Acosta, de 33 años de edad, tiene siete años de ejercer el sacerdocio en Cabo Verde y nos habló de lo difícil que representó esta gira, tanto económica como físicamente, pero que la fe de todos los peregrinos hizo que superaran cualquier barrera.

Indicó Da Acosta, que uno de las principales motivaciones de participar en la JMJ, es el de encontrarse con Cristo, conocer jóvenes de otras naciones y escuchar del Papa Francisco, lo que Dios les quiere decir.

Señaló el religioso, que hoy en día la juventud tiene la tentación de las cosas del mundo, pero también la Esperanza y la Fe, aspectos que luchan dentro del joven, sin embargo subraya que por encima de todo Dios siempre debe ser lo más importante, ya que sólo él puede darte la verdadera felicidad y la capacidad de superar todo obstáculo.

Marcilia, es proveniente de la ciudad de Praia, manifestó sentirse feliz de estar en Panamá y de todo el cariño recibido por parte de la familia de acogida y de la población, señalando: “Que si llevas a Cristo en tú corazón, nadaras en la marea”.

Al conversar con Alcino, joven peregrino de 32 años, oriundo de Santiago en Cabo Verde, nos comentó que nunca pensó tener la oportunidad de compartir en otro continente con miles de jóvenes y que la experiencia que día a día viven en la capilla y con la comunidad es reconfortante y espiritual.

Destacó que aunque el idioma sea diferente, todos están unidos en una sola oración y en un mismo Dios, quien es el principal escudo de la juventud y de todos los cristianos.

Hermino Rodríguez, quien junto a su esposa Matilde y su hijo Hermin recibieron a dos peregrinos de Cabo Verde, manifestó que es una bendición atender a estos hermanos que vienen de tierras tan lejanas, al tiempo que aprovecho para invitar a todas las personas a que seamos más sencillos y más solidarios, a fin de crear una mejor sociedad y un mejor País.

Al culminar esta nota periodista, nos llevamos dos mensajes: el primero dado por los peregrinos de Cabo Verde, quienes por su profunda Fe desafiaron toda adversidad y el segundo, que nos ofrecen los moradores de la comunidad del Espino: “Quien abra las puertas de su casa a un peregrino, se la esta abriendo a Dios”.

Block title
Block content