Block title
Block content
Block title
Block content

Navegando entre conflictos

Por: Hermes González -

Llegar a la comunidad de Río Hondo no es fácil. El transporte por las aguas del río Bayano es lento o rápido, dependiendo de lo que usted elige. En lancha o en bote, de 2 a 5 horas, respectivamente.

El grupo que está allí establecido es de indígenas wounaan, dedicado especialmente a la pesca y la agricultura, aunque esta última ya casi no se realiza.

Publicidad

El temor a que los colonos acaben con sus vidas ha paralizado las siembras, dicen algunos de los residentes. Mientras que miembros de la Autoridad Nacional del Medio Ambiente prometieron que detendrían la tala de árboles.

Y, así quedó. solo en promesas. al igual que la suspensión del transporte de tucas.

Los indígenas aseguran que se continua extrayendo madera en horas de las noche y los árboles son cortados con sierra y jalados con tractores hasta la carretera Panamericana, a orillas del río Tortí.

Con las lluvias, los afluentes de los ríos están contaminados con aceites de las maquinarias.

El asistente médico de las comunidades de Río Hondo y Palmerales, Belisario Cabezón, está consciente del problema que la contaminación está causando en residentes del lugar.

Las infecciones en la piel son la principal consecuencia de la contaminación, pero también hay problemas de enfermedades respiratorias.

Los moradores de la comunidad piden con urgencia que las autoridades realicen jornadas médicas para ayudar a los niños, principales víctimas de estos desórdenes.

Block title
Block content
Block title
Block content