Presidente Varela y la CSJ destruyen el país

"Abajo los expedientes e investigaciones amañados". "Abajo la violación del debido proceso y la presunción de inocencia", fueron parte de las consignas coreadas en CSJ.

Ante el grave peligro que representa la violación de las leyes y la Constitución panameña por parte de las autoridades del Ministerio Público (MP) y de la propia Corte Suprema de Justicia (CSJ), miembros y simpatizantes del opositor partido Cambio Democrático (CD) protestaron en la sede de la CSJ, este miércoles -21 de octubre-, para que los magistrados jueguen el rol consignado en la Carta Magna de Panamá, pilar del Estado de Derecho y la democracia que debe imperar. "Abajo los expedientes e investigaciones amañados". "Abajo la violación del debido proceso y la presunción de inocencia". "Abajo la violación de las leyes y la Constitución". "Abajo el terrorismo judicial". Estas consignas fueron coreadas por cerca de 200 manifestantes que, además, exigieron la renuncia de la procuradora "varelista" Kenia Porcell; mientras que al presidente Juan Carlos Varela, instaron a dejar su odio y persecución política, para que se concentre en resolver los problemas de los panameños que no aguantan más la inseguridad, ni el alto costo de la vida o los alimentos, entre muchos otros flagelos sociales que cada día se agudizan. "Mientras el Ministerio Público y la Corte, siguen el juego y le hacen el mandado al presidente Varela para satisfacer su odio y venganza política, están poniendo en peligro la democracia del país que precisamente se fundamenta y debe fundamentarse, en el cumplimiento de las leyes y la Constitución, cosa que las propias autoridades, magistrados y fiscales, se han encargado de violentar, y además, confiesan abiertamente que lo hacen, y no pasa nada”, sostuvo el dirigente Luis Eduardo Camacho. Según Camacho, el presidente Varela está utilizando al MP y la CSJ como herramienta política judicial, y ambas instituciones, a su vez, están jugando con la institucionalidad y la seguridad jurídica del país. Criticó que no haya habido un pronunciamiento serio de las autoridades -pese a que juraron cumplir o defender la ley y la Constitución- en torno a las confesiones que hicieran la procuradora “varelista”, Porcell y el abogado Jaime Abad. “La procuradora de Varela, Kenia Isolda Porcell confiesa que deja que grupos políticos le revisen y controlen expedientes; y como si esto fuera poco, el abogado Abad confiesa que él, junto a su colega Alvin Weeden, declarados enemigos políticos de CD, del gobierno de Ricardo Martinellli y del propio Ricardo Martinelli, asesoran a los fiscales sobre cómo instruir los expedientes”, enfatizó el dirigente. “Si así es como va a operar la justicia, donde se levantan y amañan expedientes e investigaciones, y luego se deja que grupos políticos revisen, controlen y asesoren sobre expedientes para acabar con todos los que critiquen el fracasado gobierno de Varela, entonces tenemos que entender que ese coqueteo de Varela con el presidente de Venezuela, donde se violan los derechos humanos y las libertades, mientras el pueblo pasa hambre, parece que está dando sus frutos en Panamá”, argumentó. Según Camacho, tan grave y “absolutamente inadmisible” como las confesiones de la procuradora “varelista” Kenia Porcell y abogado Jaime Abad, es que la CSJ no cumpla con su labor de garantizar la legalidad de la Constitucionalidad en el país. “Aquí se están violando las leyes y la Constitución, pero la Corte, en vez de poner un alto a los abusos, está acuerpando con su silencio, las aberraciones jurídicas y detenciones que no tienen sustento jurídico”, remarcó. Agregó que “estos son grupos políticos de la sociedad (los confesados por Porcell y Abad), no son movimientos de monjas ni de clubes que realizan un trabajo social; son grupos con intereses políticos que históricamente se han vestido de sociedad civil, aunque no representen a nadie, para pasarle factura a CD, así sea violentando la ley que ellos mismos hacen creer que defienden”. Los dirigentes, miembros y simpatizantes de CD, que iniciaron su jornada de protesta desde las 4:30 p.m., exigieron al gobierno que deje de preocuparse solo en satisfacer a sus donantes de campaña que están acaparando la cosa pública en el país, mientras los panameños sufren los fracasos de los programas gubernamentales, como el congelamiento de precios, que ha encarecido más los alimentos; los barrios seguros, que ahora subsidia la delincuencia, mientras las familias pierden sus seres queridos. “Varela, ponte a trabajar”, corearon al unísono los manifestantes, quienes advirtieron que continuarán en las calles defendiendo los intereses del pueblo y del país.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.