Verifican respeto a obligaciones tributarias en Black Friday

Si un comerciante no da la factura, la penalización va de 1.000 a 5.000 dólares la primera vez, pero si reincide se eleva hasta 15.000 dólares.

Por: Panamá / ACAN-EFE -

Unos 120 funcionarios de la Dirección General de Ingresos (DGI) de Panamá realizaron hoy una inspección en centros comerciales para verificar el cumplimiento de las obligaciones tributarias en la celebración del Viernes Negro (Black Friday), informó una fuente oficial. Los funcionarios de la DGI verificaron la utilización de la caja registradora y la entrega de factura a los contribuyentes, a fin de disminuir los índices de evasión fiscal e incrementar la recaudación tributaria, informó el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). En un día dinámico en ventas por las rebajas de precios que hacen los comerciantes, la Dirección de Ingresos exhortó a los compradores a pedir su factura fiscal en todos los locales donde acuden a comprar. Esto es un deber de todo contribuyente y el incumplimiento de esta obligación también acarrea una multa, que puede ser equivalente al 7 % de la compra efectuada o de un balboa (un dólar), indicó la entidad. "Estamos inspeccionando en los distintos centros comerciales de la ciudad de Panamá y en los comercios del interior del país, que se esté emitiendo la factura fiscal y que los consumidores la obtengan, ya que es necesario para reclamos y sobre todo porque es una obligación su emisión", dijo el subdirector de Ingresos, David Hidalgo. Hidalgo invitó a usar la línea telefónica 311 para denunciar a los comercios que incumplan con sus obligaciones tributarias, como el pago del Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y Servicios (ITBMS) que cancelan los compradores de sus productos y servicios y que debe ser entregado al fisco por los comerciantes. El ITBMS es del 7 % y es el más bajo en Latinoamérica. Si un comerciante no da la factura, la penalización va de 1.000 a 5.000 dólares la primera vez, pero si reincide se eleva hasta 15.000 dólares. Miles de panameños y extranjeros se agolparon desde el amanecer para aprovechar las variadas ofertas que ofrecen hoy en Panamá los comercios en celebración del cuarto "Viernes Negro" (Black Friday) a nivel nacional. Las avenidas están abarrotadas desde temprano porque los más entusiastas ya estaban haciendo fila cuando a las 06:00 hora local (11:00 GMT) abrieron los principales centros comerciales para adquirir productos que llegan a tener descuentos del 70 %. Al menos 10.000 turistas de Argentina, Brasil, Costa Rica, Ecuador y Nicaragua se desplegaron por los diferentes "mall", algunos incluso acamparon en los estacionamientos desde la víspera junto a los autobuses que los trajeron desde Centroamérica. El "Viernes Negro" en Panamá se instituyó hace cuatro años y en esta ocasión, según se anunció, se realiza en la capital panameña y en los centros comerciales ubicados en las capitales de provincias. En esta ocasión se da en vísperas de celebrarse los 194 años de la independencia de Panamá de España, el 28 de noviembre de 1821, que es un día de asueto nacional. Los artículos más buscados son electrodomésticos, de tecnología y ropas. La Policía Nacional desplegó casi 13.000 agentes por los centros comerciales para garantizar la seguridad de los compradores y los negocios, que permanecerán abiertos hasta la medianoche. El Viernes Negro panameño se copió de la tradición comercial estadounidense que se inició en 1961 en Filadelfia al día siguiente de Acción de Gracias, para inaugurar la temporada de compras navideñas y que se fue extendiendo hacia Europa y Latinoamérica.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.