Por: Hermano Pablo -

Fue una conversación muy emotiva entre madre e hijo, una conversación realizada por teléfono en una de las grandes ciudades del mundo. El hijo, de 37 años de edad, lloraba.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.