Actos bochornosos

Por: Redacción -

Los hechos que se dieron ayer en el pleno de la Asamblea Nacional de Diputados, fueron lamentables. Los partidos políticos y los particulares, como en toda democracia tienen el derecho de manifestarse, pero no a la destrucción.

La situación se escapó de control y pudo generar una tragedia sin distinción de víctimas de lado y lado. Toda manifestación debe enmarcarse bajo el marco del civismo. Lo de ayer manda en pésimo mensaje para que en futuras manifestaciones contra éste y los futuros gobiernos, se recurra a actos de ese tipo, porque ya se recibió un mal ejemplo.

Nunca antes agitadores de un partido habían irrumpido al propio pleno legislativo tras destruir el vidrio que separa el pleno de las gradas. La dirigencia política debe ser responsable y no exacerbar los ánimos que puedan generar situaciones que se salgan de control.

Hay una realidad, la Sala 5ta. fue un invento de un gobierno de PRD y cuando la Corte Suprema de Justicia la restituyó, los Panameñistas compartían el poder y no objetaron esa decisión. Así que resulta cuestionable las posiciones que hoy adoptan.

En cuanto al gobierno, no puede cometer los errores de promover la venta de su participación en las empresas telefónicas y de electricidad, sin que exista un debate adecuado sobre las conveniencias o no de esa decisión.

En 14 años, Cable and Wireless ha aportado al fisco $682 millones al Estado, un promedio de $48.7 millones. En cuanto a las empresas de electricidad, existe la preocupación del panameño común de que se le aumente la tarifa, que a pesar de ser subsidiada golpea las finanzas hogareñas.

Frente a lo sucedido, se requiere que las diversas bancadas establezcan mecanismos para revisar esas iniciativas en vez que el caos sea la forma de forzar situaciones.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.