Agua e IDAAN

Por: Redacción -

La crisis en la producción de agua potable deja varias enseñanzas a los panameños y a las autoridades. Si bien el problema surge por un evento de la naturaleza, se requiere una evaluación de los hechos y la necesaria participación de los técnicos que tenga el país en esa materia, para enfrentar situaciones similares en el futuro.

El área metropolitana ha sido castigada por un suministro irregular de agua en el último mes y desde hace más de una semana, los panameños deben gastar parte de su presupuesto en agua embotellada, porque la que produce la potabilizadora de Chilibre, no es apta para el consumo.

Publicidad

Muchos panameños le regateaban el pago de la tarifa al IDAAN, pero en unos pocos días pagan hasta cinco veces más del recibo mensual. También había exceso y hasta desperdicio del vital líquido.

El IDAAN sólo es bueno en la producción de agua, pero registra grandes pérdidas por fugas y agua no facturada. Lo sucedido revela que no cuenta con las piezas en inventario para enfrentar una situación de crisis. El vivo ejemplo lo tenemos aquí mismo en la ciudad, con la planta de Miraflores, operada por la Autoridad del Canal de Panamá. Esta pudo superar rápidamente la situación extraordinaria de turbiedad en el agua provocada por los intensos aguaceros de diciembre.

Hay que hacer una reingeniería en el IDAAN, para que no sea un espacio político de ningún partido, sino que se le dispense un manejo técnico y eficiente, con profesionales bien pagados y que éstos rindan una labor eficiente.

La situación de escasez de agua que hoy se vive será resuelta, pero los problemas en el IDAAN persisten y saldrán nuevamente a flote, tan pronto se produzca otros aguaceros intensos. Hay que resolver lo inmediato, pero al mismo tiempo debe entenderse que hay que abordar la crisis en la que está hundida la entidad desde hace décadas.