¡Alto!, respétese más a usted mismo

Es un problema básico y fundamental para el crecimiento personal suyo que se respete a sí mismo. Ahora bien, ¿en qué consiste ese respeto? Consiste en

Por: Rómulo Emiliani / Monseñor

Es un problema básico y fundamental para el crecimiento personal suyo que se respete a sí mismo. Ahora bien, ¿en qué consiste ese respeto? Consiste en una actitud de valoración objetiva de sus propias capacidades y virtudes.

No se subestime. Usted anda por la vida ofendiéndose a usted mismo. Usted va por el camino del fracaso si no se valora objetivamente. Respetarse no es extremarse y darse valores que no tiene, sino situarse en un plano objetivo para juzgarse con imparcialidad, lo cual implica sinceridad con uno mismo.

Mucha gente no sabe usar el talento y la capacidad que realmente tienen. Como se subestima o sobrestima, desperdicia por acción u omisión sus reales condiciones y valores. Duele mucho ver a personas que tienen cualidades y andan fracasados, porque no se respetan, no se valoran. Los triunfadores, por el contrario, han sabido explotar eficazmente sus capacidades, partiendo de un autoconocimiento que les permitió valorar con profundidad sus virtudes.

El superarse a sí mismo implica una fuerza interior que todos tenemos, una voluntad grande y fuerte que Dios sembró en nosotros y que es un riquísimo manantial que no explotamos a su máxima potencia. Mucha gente no hace el esfuerzo necesario para modificar su situación, porque no conoce la fuerza de superación que lleva dentro y que espera ser usada. Se desprende, entonces, que el autoconocimiento es la base fundamental de la autoayuda. El conocerse a sí mismo le ayudará a realizarse plenamente.

Respetarse a sí mismo va a significar entonces cobrar una real conciencia de que usted tiene increíbles capacidades, y va a significar andar por la vida sin despreciarse sintiéndose insignificante e incapaz de tener éxito.

Aprenda a respetarse, a quererse, pues el que no se quiere a sí mismo, no quiere a nadie. Es importante que usted se respete, se quiera y valore, porque en la medida en que lo haga, querrá y valorará mucho más a los demás.

Le invito a que adquiera un mayor respeto por usted mismo. "Haga con su barro un palacio y no una cueva". Y usted puede hacerlo, pues es la misma tierra, el mismo barro que los demás. En la vida unos hacen palacios, otros hacen cuevas. ¿Qué va a hacer usted? Sepa que muchos han empezado de muy abajo y han triunfado. Abraham Lincoln nació en una cuna humilde y lentamente supo situarse en el lugar que le correspondía. ¡Adelante! Fe en Dios, fe en usted, fe en la vida. Y no se olvide, ¡CON DIOS, USTED ES INVENCIBLE!

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.