Block title
Block content
Block title
Block content

Autoridad

Por: Yadira Roquebert Periodista -

Ser padres de hijos adolescentes se convierte en una tarea compleja cuando estos tienen entre 12 y 17 años. Los cambios hormonales, físicos y sicológicos se hacen evidentes en el desarrollo del menor; acompañados de  rebeldía e inconformidad, dada la transición de niños a adultos. Es entonces cuando los padres que han seguido de cerca su crecimiento y desarrollo les dan amor, comprensión y ejercen autoridad.

Con las imágenes recientes que se tornaron virales a través de las redes sociales, se hace necesario que papá y mamá tomen el control de sus hijos, una autoridad que se les ha vedado con esto del llamado maltrato infantil, que dio origen al enfrentamiento entre hijos y padres, cuando estos últimos aplicaban correctivos. En una ocasión fui testigo de cuando un niño le decía a su madre que como le pegara iba a llamar al 147, la mamá, sin temor a lo que sucediera, lo corrigió, imponiendo su autoridad sin tener que llegar al maltrato.

Publicidad

Ante la presencia de estos hechos que tienen su génesis en la familia, muchos respaldaron la medida ortodoxa de una madre corrigiendo a sus hijos adolescentes, pero cuánto tiempo ha pasado para comprender que muchos de los eventos que a diario se viven surgen porque se les restó autoridad a los padres para disciplinar a sus hijos; mientras que otros olvidaron su rol o permitieron, con ejemplos, la conducta liberal que adoptaron sus hijos.

No estoy de acuerdo con la violencia o el maltrato, pero otrora crecimos con medidas similares que utilizaban nuestros padres para corregir una conducta. Y a nadie le pasó nada. ¡Qué tiempos aquellos! Los hijos, además de estudiar, teníamos tareas en el hogar, de su cumplimiento dependía contar con la complacencia de mamá y papá para asistir a eventos recreativos. Actualmente, no es así, los hijos dicen “voy” y en ocasiones lo omiten, y surge porque algunos padres sostienen que no quieren para sus hijos lo que ellos vivieron.

Acciones como la registrada la semana pasada no deben ser la norma, tal vez la excepción o quizás la medida ante la inmediatez del hecho, pero lo que sí urge es que los padres retomen su autoridad en el hogar con valores y principios, así estarán formando entes de bien al servicio de mi Panamá, el país de las oportunidades.

Block title
Block content
Block title
Block content