Block title
Block content
Block title
Block content

C-3 (Colón)bajo el agua

Por: Vladimir Romero M. -

Vladimir Romero M.

El que tiene un mínimo de conocimiento de historia y los orígenes de la ciudad de Colón, sabe que surge por los rellenos que los norteamericanos crearon para proteger íntegramente a la ciudad de Colón, como también, un rompeolas frente a la ciudad.

Publicidad

Por otro lado, los norteamericanos prácticamente no alteraron los manglares, ni la vegetación aledaña al área conocida como Los Cuatro Altos, durante los 85 años que operaron el Canal de Panamá; porque entendieron fácilmente que era un ecosistema necesario para la filtración de las aguas hacia el mar y sobre todo, porque los bosques son indispensables para la cuenca hidrográfica que sostiene la vía interoceánica.

Lastimosamente tenemos que aceptar que los panameños hemos sido un desastre con el manejo de las zonas indicadas, y eso lo señalamos con responsabilidad, ya que por ejemplo, si se observa hacia el mar, desde calle primera, se podrá percatar que a la estructura del rompeolas que protege la ciudad le abrieron otra boca o entrada, para que los buques entren directamente a los puertos de Coco Solo, y nadie ha dicho nada. En ese sentido, las corrientes marinas que golpean a la ciudad, poco a poco socavarán todo el relleno alrededor de la que alguna vez se llamó Aspinwall, situación que se agravará por la ya inevitable crecida de un centímetro del Mar Caribe, debido al deshielo de los polos.

Si miramos hacia los manglares que cubrían los Cuatro Altos, ya prácticamente no queda nada; fueron sepultados hasta Isla Galeta, con el escandaloso y fracasado proyecto politiquero del CEMIS. Además han construido un centro comercial que nos atrevemos a asegurar que pronto quedará sumergido junto con la ciudad.

Lo preocupante de todo esto, es que aparentemente a nadie le importa lo que está sucediendo. No se escucha a ninguno de los periodistas de Colón hablar del tema; la gran cantidad de profesionales exitosos provenientes de la provincia no dicen esta boca es mía.

&162;Colonenses, despierten del letargo!

Block title
Block content
Block title
Block content