Calles y avenidas

Los cerebros monumentales de la historia han hecho de las manifestaciones cumbres, los parajes solitarios para pronosticar el futuro, tornados en paradigmas místicos, lanzando a sus pueblos desde allí, los dictámenes anunciatrices de comunicaciones solventes, envueltos en consejos directivos minados de suspicacias consecuentes, y esto último hago yo, preocupado por esos mensajes consecuentes y depurados, elegidos sorpresivamente en los momentos de debilidad mental, desprendidos, huérfanos de aliento por la falta de motivación de un pueblo, que le expresa reverencia al infausto parto de los montes. Y esto tengo que cuestionarlo, donde cobra mayor interés el cuidado destinado a los pensamientos distinguidos, provenientes de ese manantial integral llamado inteligencia, dote privativo derivado de la excelencia intelectual, legado de pocas personas.

Una encuesta callejera expuesta a grosso modo por la televisión, endilgada a obtener el sentir de la población, se puede íntegramente escuchar lo descabellado e inaudito sobre los tranques, las calles y avenidas de la ciudad y sus contornos; ciertamente estamos rindiendo homenaje a la cursilería en Panamá. Ahora les atribuyen los tranques a los semáforos nuevos, a la cantidad de autos, dicen que hay que programar la entrada a los trabajos, levantarse más temprano, circulación por números de placas.

Pero nadie dice en esos cuestionarios que las vías datan de cincuenta años atrás y que la suma a seis carriles es urgente hacia Pedregal, Juan Díaz, Las Cumbres y Tocumen. He visto que los conductores suben los autos por los hombros inventando trochas para tomar delantera, otros colisionan, sin contar el costo de la gasolina y lo prohibitivo de las piezas si es que las hay en el mercado. Tenemos que inventar la criba por donde se consideran todas las filigranas resolviendo mayormente las calamidades imperantes.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.