Block title
Block content
Block title
Block content

Clamor por la protección ambiental

Por: Marian Ruíz Góngora -

Vivimos en una lucha constante, todos contra todos y lo peor es que en toda guerra mueren víctimas inocentes, dice un famoso dicho. Será entonces el principio del final de un mundo verde que se consume en el olvido de las personas o por mera ignorancia de salvaguardar la vida en todo el sentido de la palabra.

Por suerte existen los ambientalistas, jipi, hierberos ecologistas, dramáticos en fin diferentes nombres que se nos da, porque queremos un país mejor y el mundo en conservación, donde disfrutemos cada día.

Publicidad

El pasado 24 de junio se realizó una marcha pacífica por el fallo de la Corte Suprema de Justicia que suspendió la resolución que calificaba como Área Protegida a la bahía de Panamá y en pro a la protección de los manglares. La Cinta Costera fue nuestro lugar de encuentro. Casi que la fuerte lluvia nos enfría, bueno lo hizo con algunos, pero la mayoría se presentaron.

&162;Hicimos bulla!!! dice una amiga, para que nos escuchen. Aún sin prestarnos atención estuvieron presentes representantes de Organizaciones No gubernamentales (ONG), fundaciones, comunidades, estudiantes, y la cuenta sigue. Algunas de las consignas eran: donde están la ANAM (Autoridad Nacional del Ambiente) y la ARAP (Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá); nos vamos a ahogar, Panamá no se vende, se defiende.

Lo ambiental y el desastre que está por ocurrir no fueron la noticia fundamental en el periódico, sino otros temas.

El llamado es a todas las personas que disfrutan directa o indirectamente de los beneficios de tener los ecosistemas, para que reflexionen sobre la importancia de tener manglares saludables y de cuidar cada parte verde de Panamá. La mejor manera es informándonos porque al conocer da poder y solo así podremos querer y defender con más convicción nuestros recursos naturales.

Block title
Block content
Block title
Block content