Block title
Block content
Block title
Block content

Como el cuento de la cenicienta

Por: Hermano Pablo -

En este mensaje tratamos el caso de una mujer que «descargó su conciencia» en nuestro sitio www.conciencia.net:

«Una mujer llegó a mi casa y me entregó a su bebé de tres días de nacida. Mi esposo y yo la aceptamos con gran ilusión, pues no habíamos podido tener hijos biológicos... Ahora vivo con el temor de que mi hija adoptiva se entere de la verdad: que su verdadera madre la rechazó y [la] regaló porque era producto de su adulterio.»

Publicidad

Este es el consejo que le dimos:

«Estimada amiga,

»... Lo primero que le pediríamos a usted que hiciera es que reconsidere el lenguaje que emplea cuando piensa al respecto y cuando cuenta la historia de su hija. En lugar de pensar y decir que su madre la rechazó, sería más acertado (y mucho más amable) decir que la madre biológica de la niña quería que ella tuviera un hogar amoroso con una madre y un padre que estuvieran casados el uno con el otro, y que la madre biológica no podía proveer ese tipo de hogar para ella...

»Lo segundo que le aconsejamos que haga de inmediato es que le cuente a su hija la historia de cómo llegó a formar parte de su familia. Usted deseaba con urgencia un bebé, y tenía un hogar y una familia que ofrecerle. La madre biológica se convenció de que usted podía darle a su hija un hogar con mamá y papá, así que decidió que su hija tendría una mejor vida con usted. Cuando cuente esta historia, hágalo en el mismo tono de voz y del mismo modo en que hablaría acerca de cualquier otro tema.

»Por último, le aconsejamos que le pida a Dios en oración que le dé sabiduría para transmitirle sus pensamientos y sus palabras a su hija de una manera positiva. Dios desea ser el Amigo a quien acudimos con nuestros problemas más difíciles, y si usted se lo pide,

Block title
Block content
Block title
Block content