Con un arbolito, les quemo el tívoli

Recién había cumplido trece años de edad, cuando se dieron los hechos sangrientos del 9 y 10 de enero de 1964. A a las 7:00 p.m., un sujeto apodado