Consejos para los papás

Por: Rómulo Emiliani -

Dios ha encomendado y confiado a los papás la formación de sus hijos. Dios les ha dicho a ustedes: Ahí tienen a mis hijos para que los formen bien. Pero solamente se los doy en administración, porque son más hijos míos que suyos. Sí, los hijos son más hijos de Dios que suyos. Su obligación como padres es formarlos bien.

Para cumplir con su deber, deben convertirse en sus educadores. Así compartirán la responsabilidad de educarlos integralmente junto con los maestros, profesores, sacerdotes y otros que se relacionen más de cerca con sus hijos. Pero siempre los padres en primer lugar, porque son los que están más próximos a esos chicos.

Publicidad

Los papás deben aprender a formar mejor a sus hijos. Si los padres están mejor informados y buscan la ayuda de Dios, lograrán educar más eficazmente a sus hijos en todas las facetas de su crecimiento. Conozcan mejor y más profundamente quiénes son y cómo se desarrollan, en verdad, estas criaturas. Así los pueden ayudar a crecer y a realizarse más plenamente y serán en la vida todo lo que Dios quiere y ha previsto para ellos.

¿Quieren formar bien a sus hijos? Pues no sean alcahuetes, no complazcan a sus hijos en todos los caprichos que se les ocurran. Los hijos deben entender que las cosas en la vida tienen un valor, un precio; que no pueden conseguir todo simplemente pidiéndolo; que ustedes no están al servicio de sus caprichos. Formar bien a los hijos implica hacerles ver que tienen que esforzarse y ganar las cosas con base en méritos.

Los buenos papás no utilizan a los hijos para su provecho. Ah, cuántos papás se sirven de sus hijos y viven solamente dando órdenes: Tráeme esto, llévame aquello, haz esto, haz lo otro. Tienen a los niños como si fueran sus criados y esto no está bien. Actitudes egoístas pueden causar que los hijos se rebelen y se den cuenta de que han abusado de ellos, que su trabajo no ha sido retribuido, que se les ha educado para explotarlos.

Si quieren formar bien a sus hijos, pidan ayuda al Señor. Pidan a Jesucristo, el Señor, que les ilumine; pídanle fortaleza espiritual y mucho amor, que es lo que sus hijos más necesitan. El Señor les ayudará porque con