Cuentas claras

Por: Redacción -

Las denuncias sobre tráfico de chinos en cada gobierno es una situación recurrente al punto que varios ex directores de Migración y otros ex altos cargos, quedaron sin visas para viajar a Estados Unidos.

Durante el régimen militar se sumaba al tráfico de chinos, el de los cubanos que querían salir de la isla. Desde entonces, el permitir el ingreso al país a ciudadanos con visas restringidas ha sido un negocio donde se explota el tráfico de influencias.

En un momento dado se requería de la autorización previa del Consejo de Seguridad para permitir que ciudadanos originarios de naciones con visas restringidas pudieran ingresar a Panamá. Luego esa medida se flexibilizó.

Lo cierto es que mientras mayor transparencia exista sobre el otorgamiento de visas, menor es el grado de corrupción. Deben haber requisitos claros y que los pagos que deban hacerse por los trámites o el visto bueno o autorización, vayan al Tesoro Nacional y no al bolsillo de ningún sinvergüenza.

El hacer negociado con la desgracia de una persona que sale de su país en busca de un mejor futuro, es deleznable. Así las cosas, el gobierno debe tomar de una vez por todas acciones concretas para establecer reglas claras en torno al ingreso de extranjeros a Panamá y que si hay que pagar una suma determinada, ese dinero se deposite en la cuenta del Fisco Nacional y no en la de ningún particular, funcionario o abogado. ¿Es imposible esto?

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.