Deuda pública

Por: Redacción -

La deuda pública de Panamá cerró el año 2010 con un saldo de 11,585 millones de balboas. Se trata de una cifra significativa para un país pequeño como el nuestro. Se estima que el endeudamiento promedio anual del actual gobierno duplica al de las administraciones de Mireya Moscoso y Martín Torrijos.

Sin duda que para financiar proyectos hay que endeudarse, pero lo correcto es que esos fondos se destinen a obras de infraestructuras y no en gastos de funcionamiento, que a la postre no benefician a la colectividad, sino a la excesiva burocracia estatal.

Publicidad

Panamá ha logrado avances en materia económica y en el manejo de las finanzas públicas al punto de lograr grados de inversión otorgados por varias calificadoras, por eso no se debe descuidarse el tema de la deuda externa, para que no se convierta en deuda eterna.

No hay que olvidar que cuando los militares llegaron al poder, la deuda pública era de 206 millones balboas y al final del régimen castrense en 1989 la misma ascendía a 4,967 millones de balboas.

Los grandes proyectos son bienvenidos, pero en esa lista deben incluirse las obras que en verdad requiere la nación y que el Estado tenga la capacidad para enfrentar esos compromisos.

Si bien es cierto que Panamá es uno de los países con mejor crecimiento, no hay que olvidar que la mayoría de las naciones, incluso grandes potencias, enfrentan una aguda crisis económica, que de una u otra forma impactan al resto del mundo. Manejo responsable de las finanzas, no excederse en el endeudamiento y escoger bien los proyectos a financiar, es lo que se impone hoy y siempre.