Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Disparate legislativo

Por: Redacción -

Algunos diputados en vez de presentar proyectos para resolver los problemas del país o iniciativas a favor de sus respectivos circuitos, se les ocurre cualquier disparate para ganar gracia con el que ostente el poder.

La propuesta para sancionar con cárcel a quienes insulten al mandatario de turno o a los políticos electos por votación popular, es una de esas acciones que en vez de ayudar afectan la imagen de cualquier gobierno.

Publicidad

De salida, el insulto no debería tener cabida en los debates, pero ¿quiénes incurren en las faltas de respeto?, sin duda que son los propios políticos.

Todo semejante merece respeto, es una cuestión básica de educación; a veces la propia sociedad va rechazando paulatinamente a los que recurren al insulto para descalificar al contrario. Hay muchos ejemplos de ello; hay varias figuras que antes eran destacadas en los medios, pero ya nadie les presta atención, porque la gente se cansa de la diatriba.

El respeto se lo merecen todo, pero una cosa es pretender encarcelar hasta con cuatro años de prisión al que insulte a un político, es otra cosa.

Pero además surge otra interrogante, qué hace el panameño común frente a las acciones de los políticos que nos insultan con algunas de sus actuaciones.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content