Goles rotos

Todo niño aspira a ser futbolista. Un día cualquiera cambia de canal en la televisión y ahí está. Fútbol. Por la mañana, por la tarde y por

Adrián Levy Pernudo / Periodista

Todo niño aspira a ser futbolista. Un día cualquiera cambia de canal en la televisión y ahí está. Fútbol. Por la mañana, por la tarde y por la noche. Hace años, los sueños de un joven tenían que ver con viajar al espacio o conducir un camión de bomberos. Los anhelos hoy son de fútbol y las desilusiones también.

Pero no solo hay planteamientos oníricos en la infancia. Al crecer, uno cree que ser una estrella del fútbol es lo máximo que podemos conquistar. Amundsen y su llegada al Polo Sur parecen quedar muy lejos. Hillary y su ascenso a la cima del Everest se muestran como algo banal. Los grandes retos son cosa del pasado. El deporte rey domina. Y si puedes triunfar y ganar miles de dólares, negocio redondo.

El problema surge cuando nos damos cuenta de que no valemos para la práctica de este deporte. Una lesión que trunca nuestra excelente carrera o no saber plasmar con las piernas todas aquellas maravillosas jugadas que se dibujan en la mente. Llega el momento de dar un paso y centrar los esfuerzos en aquellos por quienes empezamos a soñar: en ese hijo al que tanto uno quiere.

En la cuna, un balón. En el jardín de juegos, unas cuantas pelotas. Al salir al parque, unas espinilleras con botas a juego para pegarle patadas al cuero. Y en la mente, el convencimiento de poder transformar al retoño en la próxima estrella del balón. Un nuevo Maradona o un nuevo Zidane. Quizás Messi o Cristiano.

El fútbol, rodeado de negocio y espectáculo, no deja de ser un deporte. Un deporte en el que unos ganan y otros pierden. Se juega para ganar, pero se disfruta jugando. Esa es la base de cualquier competición. El problema es que mientras haya padres y agentes que ven en estas jóvenes promesas un posible negocio, el fútbol será sobre todo un medio para enriquecerse. Se llevarán a cientos de muchachos por delante. La gloria y el dinero serán para otros.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.