Inundaciones

Por: Redacción -

La fuerte lluvia que cubrió el viernes a la ciudad capital y las afueras, pone de manifiesto la necesidad de revisar las normas de construcciones de nuevas barriadas, rellenos, sistemas de desagües y alcantarillados.

Un aguacero de casi tres horas prácticamente dejó inmersa bajo la lluvia importantes sectores de la capital, sobre todo a barriadas del área de Juan Díaz ubicadas paralelas al Corredor Sur.

Publicidad

A lo largo del Corredor Sur se han levantado rellenos y es evidente que antiguas barriadas han quedado a un nivel más bajo que las nuevas construcciones que se levantan y que ya hasta provocan una merma en la presión del sistema de agua potable en el área.

Con los cambios climáticos, las lluvias de los últimas años son más intensas y ya en los últimos 8 años se han dado ejemplos claros de ello. Todos recordamos las inundaciones en Prados del Este, luego el desplome de vía hacia Loma Cová, la afectación de la carretera de acceso al puente Centenario y los daños a la potabilizadora de Chilibre.

Esas situaciones reclaman mejores regulaciones para las construcciones, porque todo indica que las existentes se quedaron cortas frente a las inclemencias del tiempo.

No por gusto, organismo internacionales han otorgado préstamos a Panamá para enfrentar posible emergencias. La advertencia es evidente; hay que actuar para minimizar futuros daños.