La mujer fea

Por: Julio C. Caicedo -

Cuántos derechos humanos en pleno siglo 21 y aquí persiste una de las discriminaciones más feroces en América Latina contra la mujer fea. No es justo que en este país próspero y oloroso a mandarinas haya ciudadanos que cortejen y les abran las puertas solo a las mujeres bonitas (excluyéndome). La vida de la mujer fea en este istmo de caprichos arquitectónicos es más triste y enredada que la Caja de Seguro Social (CSS), que el sector salud (SS) y que todo el cúmulo de eses que nos han gobernado desde que se instaurase la flamante democracia estafadora.

Las mujeres poco agraciadas han tenido que recurrir a instalarse grandes tetas falsas por ser uno de los elementos más llamativos en una mujer; si no lo hace, le costará mil por ciento más que a las otras el surgir en nuestra intolerante