Block title
Block content
Block title
Block content

Necesidad del idealismo juvenil

Por: Por Aneldo Arosemena Abogado/Periodista -

La base social de las luchas generacionales por la recuperación de la soberanía nacional, fue siempre el movimiento estudiantil, a partir de la década del 20 del siglo pasado se fueron conformando poderosas y combativas organizaciones estudiantiles, que a inicios de la década de los 40 dio vida a lo que seria la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP), organismo que aglutinó a las asociaciones federadas de los colegios secundarios del país y jugó un papel decisivo en las luchas sociales y reivindicativas en distintas décadas hasta 1968.

Luego del golpe de Estado del 11 de octubre de 1968, los militares, conscientes de la necesidad de tener una base social de apoyo a su política, se toman la FEP y colocan en el Consejo Ejecutivo Federal (CEF) a fichas afines a ellos. Poco importó porque ya otros grupos alternativos se venían organizando para combatir la inmovilidad de la FEP.

Publicidad

Esto lo traigo a colación, porque ya la FEP no existe, la juventud está desorientada y alcoholizada, ya la frase aquella de Salvador Allende: “Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción”, o aquella de José Ingenieros: “Juventud sin espíritu de rebeldía, es servilismo precoz”, han perdido sentido entre la juventud del nuevo milenio.

A pesar de los problemas por los que atraviesa el país, la juventud es la gran ausente y es una lástima porque los jóvenes siempre han dicho presente a la hora de luchar por las grandes reivindicaciones nacionales.

Es necesario que vuelva a oirse la voz de la juventud, en los momentos de oscuridad política, esa voz que es alabarda y guía de lucha por mejores días para la patria.

Block title
Block content
Block title
Block content