Osama bin Laden

Por: Redacción -

Miles de estadounidenses y víctimas del terrorismo islámico celebraron por la muerte a manos de tropas estadounidenses de Osama bin Laden, líder de la red Al Qaeda. Un equipo élite de comandos lo ultimó de un tiro en la cabeza dentro de una fortaleza construida para protegerlo en la ciudad de Abottabad, en Pakistán.

Las pruebas de ADN realizadas al cadáver confirmaron que se trató del hombre al que los norteamericanos atribuyen la autoría intelectual de los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono. Luego, su cuerpo fue lanzado al mar.

Sin embargo, el final del hombre más buscado del mundo durante la última década no implica el fin de los actos de terror provenientes de extremistas musulmanes.

Sentimientos mezclados de alivio y alegría invadieron a miles de estadounidenses que se volcaron a las calles de Washington y Nueva York para celebrar. En contraste, musulmanes radicales en diveros puntos del oriente medio han repudiado la operación que acabó con bin Laden, y han jurado venganza. Se requerirá mucho más para acabar con el ciclo de la violencia.

Se trata del mayor triunfo logrado por la administración del Presidente Barack Obama; un logro de tal impacto para la psiquis de los estadounidenses que desde ya analistas están asegurando que tiene casi asegurado un segundo mandato a partir del 2012.

Bin Laden ya no existe, pero el legado de violencia que deja tras de sí perdura, así como y la amenaza del terrorismo islámico, ante la cual la cual el mundo deberá seguir alerta.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.