Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Se acerca el rancio ritual de las elecciones

Por: Por Julio César Caicedo Mendieta -

La gente votará con votos comprados, vendidos y hasta de conciencia, pero votará. El votar en un país de locos como el nuestro, salvo mejor criterio, nos ha salvado hasta ahora de matarnos a pedradas y reventarnos las cabezas con bejucos de macano. Pero el votar como lo hemos estado haciendo, engañados con nuestros impuestos más la plata del Canal, nos ha adelantado también un largo trecho hacia la involución, hacia la cruda barbarie como la que se vive en Haití, único país que disfruta en libertad la religión de la miseria.

No lo duden que Panamá así como va, sucumbirá en la miseria humana por culpa de asquerosos tipos que al llegar a legisladores se atreven a pedir favores sexuales a las niñas de sus pueblos y sus barrios con tal que estas inocentes pisen sus oficinas por una simple recomendación. Claro, si no tienen oficio definido.

Publicidad

Yo aprecio todo el esfuerzo del Tribunal Electoral, que ha invertido millones en seminarios, panfletos y charlas de capacitación. Pero les advierto, ya los delincuentes de siempre tienen “palabreados” al personal con los maletines para la compra de votos. Tanto es así que si el grupo de policías que traspasan al TE para controlar las elecciones no comienza a detectar con tiempo en montañas, pueblos y ciudades a quienes emplean para estas fechorías, muchos corruptos repetirán. En el 2014 esposaron a varios sorprendidos robando urnas y en los caminos los soltaban, aprovechando la oscuridad en circunscripciones pequeñas que debieron terminar temprano, pues ¡no!, a propósito se termina casi en la madrugada.

Lo que pasa es que la mayoría de estos políticos ya se han convertido en perros hueveros, acostumbrados a dilapidar y a jugar sin asco con la confianza de uno (políticamente somos propiedad de esos imbéciles). Mientras tanto, Panamá va rumbo a convertirse en el quinto mejor exportador de seres humanos sin esperanzas de América Latina como Cuba, Venezuela, Nicaragua y Colombia. Es decir, nos tocará buscar remesas para apoyar a los enemigos de los pobres de Panamá a gobernar como va siendo costumbre en lo más parecido a un chiquero sin cerca. Aun así, tengo esperanza en AMG para que se reconduzca nuestro país.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title