Sembrar

Un país que no produce los alimentos que consume nunca tendrá buena economía, al menos que le lluevan los millones de balboas de impuestos. Aunque no se puede decir que Panamá tiene excelentes condiciones para las siembras, sí debe producir alimentos para los tres millones y tantos de panameños.

Los esfuerzos por mejorar la producción en el agro se han hecho desde hace muchos años. Algunos tuvieron éxito y otros no.

Es lamentable que ahora nos enteremos de que en los últimos cinco años (desde el gobierno de Martín), se han dejado de cultivar 35 mil hectáreas.

¿Qué ha pasado con esos productores? Algunos se fueron a la ganadería. Otros cambiaron de negocio...

Hemos sabido que el Ministerio de Desarrollo Agropecuario comprende la crisis que sufre el campo. Se habla de invertir 700 millones de balboas (Ojalá sea cierto).

El arroz es el grano principal de los panameños. Diecisiete mil hectáreas menos de arroz se cultivaron el año pasado.

Esto ha motivado la compra en el exterior de millones de balboas en arroz. Realmente hemos estado llenando los bolsillos de campesinos de otros países, cuando en Panamá se podría producir ese grano.

Con el maíz ocurre algo parecido. El año pasado se cultivaron quince mil hectáreas menos. También se ha tenido que comprar en el extranjero para que no falte la tortilla.

El otro día fui a comprar una papaya en un súper. Me escandalicé cuando media papaya costaba más de dos balboas. Un cálculo lógico indica que la fruta entera costará unos cinco balboas...

Recordé que en la casa paterna de Calle Primera Parque Lefevre había matas de papaya, que daban abundante fruto. A veces se sembraba sandía, que también cuesta oro en estos momentos.

Supe que en los últimos dos años han dejado de cultivarse 2,600 hectáreas de sandía y melón...

Del melón ni se diga. He visto algunos que los venden a más de cinco balboas.

Ojalá nuestros expertos en siembras logren que Panamá produzca lo que necesita para alimentar a su pueblo. Y con esto se logre bajar la famosa Canasta Básica. (Pregunta necia: ¿qué pasó con la Cadena de Frío para lograr alimentos baratos?).

De seguir los campesinos y finqueros abandonando el campo, todos nuestros impuestos serán para comprar alimentos en otros países. Y como dicen en el curioso poblado de

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.