Block title
Block content
Block title
Block content

Trogloditas

Por: Redacción -

El ataque a puños y patadas que sufrió ayer un camarógrafo de la Universidad de Panamá por parte de un grupo de universitarios, es imperdonable. ¿Qué clase de dirigentes incurre en ese tipo de manifestaciones salvajes?

Esa expresión de violencia no puede tener cabida en un centro de enseñanza superior, donde el debate de las ideas debe imperar. ¿Cuál es el temor a ser filmados por personal de la propia Universidad?

Publicidad

El que seis universitarios fueran expulsados por los disturbios que protagonizaron el viernes pasado no es culpa del funcionario atacado, sino de los propios afectados que no saben manifestarse de manera civilizada.

¿En realidad piensan que ir enmascarados, armados con biombos y utilizar mobiliario de la Universidad a modo de escudo, es una forma correcta de manifestarse?

Ese comportamiento fue captado por todos los medios y difundido en todos los noticieros, pero además hay cámaras de vigilancia en todo el perímetro que captan lo que ocurre en los predios universitarios, por lo que resulta inconcebible que una turba estudiantil ataque a un funcionario que solo cumple sus labores.

Las autoridades tienen que aplicar sanciones ejemplares a esos trogloditas, que deben aprender a respetar a sus semejantes y enmendar su accionar. Protestar es un derecho de todos, pero eso no involucra entrarle a puño, palo y patadas a nadie.

Block title
Block content
Block title
Block content