Un cambio necesario

Por: Redacción -

Además de una crisis económica y financiera, el planeta sufre una crisis alimentaria. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) ha hecho pública la mayor subida en el precio de los alimentos desde 1990. El índice de precios de los alimentos básicos subió en enero un 3.4% respecto a diciembre de 2010. Este dato, unido al crecimiento demográfico en proceso (se prevé que, con el ritmo actual, en 2050 habrá más de nueve mil millones de personas en la Tierra), al aumento del consumo mundial de cereales (se ha pasado de 21 millones de toneladas al año a 41 millones en los últimos cinco años) y a la especulación financiera en las principales bolsas agrícolas del mundo (Nueva York, Londres y Chicago), hace pensar que, en los próximos años, esta crisis empeorará.

Entre las múltiples causas que desencadenaron las protestas populares en el Norte de África y Oriente Medio, el precio de los alimentos supuso un factor importante. La ONU ha alertado de la posible aparición de movimientos de protesta en los países más afectados, como ya se vio en algunos países de América Latina (Haití, Guatemala), Asia (Indonesia, Bangladesh, Tailandia o India) y África (Mozambique) durante la última crisis de alimentos de 2008. Las protestas no han parado en Argelia, Jordania, Sudán o Yemen y podrían extenderse a los más de treinta países afectados.

Presente en la más reciente edición del Foro Social Mundial, la Vía Campesina defiende la agricultura sostenible a pequeña escala como forma de conseguir la justicia social y la dignidad de los campesinos. Formada por más de 200 millones de campesinos de todo el mundo, pretende acabar con el proceso neoliberal y hacer realidad la soberanía alimentaria: el derecho de los pueblos a definir sus propios sistemas agrícolas y alimentarios mediante métodos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

Cansadas de las políticas neoliberales de las últimas décadas y sus consecuencias, cada día son más las personas que apuestan por una alternativa. Una alternativa basada en la justicia social, el respeto de los derechos humanos, el respeto a la vida y la solidaridad. Una alternativa diferente, posible porque es necesaria.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.