Violencia doméstica

E

Según las estadísticas, la violencia doméstica tiene mayor incidencia en Panamá, Colón y Coclé. Es un problema de índole social y no policial, que requiere de una pronta atención, de lo contrario los menores que están creciendo en estos hogares, estarán registrando en su hoja de vida, modelos de conducta que aplicará cuando sean adultos.

Cuando una pareja se envuelve en ese sentimiento que es el amor, donde empieza a trabajar una hormona que les hace ver a ambos que todo es hermoso, posible y que no pueden estar separados uno del otro, es allí donde se empiezan a sentar pautas para hacer de esa relación el medio para que exista el respeto mutuo, la comunicación, la tolerancia y el deseo de cambiar para agradarse uno al otro.

Decía mi madre que la mujer hace al hombre, pero hoy día yo puedo agregarle a esta frase, que el hombre también hace a la mujer. Se trata de alcanzar cambios positivos en beneficio de esa familia que a futuro desean formar.

Desde el inicio de la relación y con la finalidad de agradar a su pareja, se deben hacer cambios de conducta, y no plantearse que en el futuro cambiará. Por ejemplo, tenga la seguridad que si uno de los dos, regularmente, toma licor, asiste a los casinos o le levanta la voz, con el tiempo lo va a dejar de hacer, que va, si usted se lo aceptó desde el principio, difícilmente lo dejará, y será allí donde se dé inicio a la violencia doméstica, pues se defenderá lo que ya se hizo costumbre.

Se aspira a que las cifras por violencia doméstica disminuyan, en ese sentido se plantea aumentar la penalización y se exhorta a cualquiera de las partes que se sienta agredida a buscar ayuda en el Instituto Nacional de la Mujer, a los teléfonos 506-0504 ó 506-0506. Recuerden que una persona que agrede, está dispuesta a matar. ¡En nombre del amor, aprenda a quererse usted primero!

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.