Pensión quedó hecha polvo

Por: Jairo Cornejo -

La vieja pensión Pacífico, testigo mudo de noches y días de sexo y pasión entre parejas, y hogar temporal de pescadores, buhoneros y vendedores del área del mercado público, quedó convertida ayer en ruinas. Un incendio consumió el inmueble, ubicado en la Calle Juan Mendoza, al inicio del Barrio Chino.

Los 16 huéspedes que permanecían en la pensión lograron escapar porque fueron alertados por un joven que gritaba: "Se quema la Pacífico, se quema".

Publicidad

Un viejo buhonero exclamó que ni la chapa pudo salvar; se le quedó en el vaso con agua donde cada noche dejaba su dentadura postiza. (Foto: Alexander Santamaría)