Cultivan uva en pleno Chitré

Por: Thays Domínguez -

La Voz del Interior

Quién iba a pensar que en medio de una de las regiones más calientes y secas de nuestro país se podría lograr el cultivo de una fruta propia de lugares fríos: la uva.

Y es que, aunque usted no lo crea, en Chitré, una familia logró tener su propia vid, de la cual han cosechado uvas de gran sabor, que son la sensación de todos los que las aprecian.

En el patio de su propia casa, la familia Villarreal plantó las semillas de uva, y aunque parezca increíble, en cuatro años ya han cosechado dos veces sendos racimos de la dulce fruta, que no tiene nada que pedirle a la que viene de otros países.

Según los propietarios de la planta, en dos ocasiones han logrado degustar las dulces uvas de su patio, ya que en la primera parición, la planta dio alrededor de diez racimos, mientras que en la segunda ya lleva 35 racimos.

El interés por sembrar uvas es un legado de familia que don Álvaro Villarreal heredó de su madre, quien hace muchos años tenía una parra de uvas en su residencia.

El propietario del cultivo indicó que nunca pensó que diera frutos, sobre todo por el clima caluroso propio de la región chitreana, pero que gracias a la dedicación y cuidados dados a la planta, hoy pueden disfrutar de sus propias uvas.

"Esto es algo que parece insólito", indicó Villarreal, quien agregó que es una realidad que se vive actualmente en Chitré.

Las uvas de la familia Villarreal son tan famosas que muchas personas –sobre todo amistades de la familia– asisten a conocerlas, ya que muchos no creen que esto sea posible.

Pero al verlas, se van no solo con la sorpresa, si no con asesoría de cómo mantener un cultivo, ya sea de esta especie o de las diversas variedades de frutas propias de la región que poseen en la residencia.

Ana Moreno, residente en el distrito de Pesé, indicó que sembró uvas en su casa gracias a la asesoría que recibió de la familia Villarreal. En la actualidad, cuenta con dos parras, las cuales poda y cuida a la espera de que den sus primeros frutos.

La señora Moreno cuenta con dos variedades de uvas, una traída de Perú y otra que recibió de los Villarreal cuando realizaron la poda de su parra, una actividad elemental para que la planta dé frutos, según explicaron los expertos, quienes señalaron que se realiza en temporada seca.

A la familia le preocupa que con la llegada de las primeras lluvias en la región se afecte la producción del fruto, ya que no esperaban que la parición se diera justo en esta temporada.