Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

¿Conoce cómo reaccionar ante la primera regla de tu hija?

Es importante tener el hábito de llevar un calendario menstrual, será de mucha utilidad

Por: Lehisy Domínguez -

La llegada de la primera regla o menstruación es un aconteciemiento que en ocasiones no se sabe cómo asumir por parte de la madre e incluso la familia, a pesar de que niñas que  la esperan con ansias, otras con temor, y mientras otras catalogan este proceso del cuerpo como algo molesto. 

Ante dicha situación, el ginecólogo Daniel Pico, expresa que lo ideal es que se viva con naturalidad y de forma positiva, al fin y al cabo es indicativo de que la niña está creciendo y desarrollándose con normalidad. En este momento se dan cambios no solo físicios sino también emocionales y pasicológicos, es por ello que la primera menstruación la puede asustar, desorientar e incluso no saber cómo manejar esa situación, si se da en la escuela o fuera de su casa. 

Para orientar a tu niña debes saber que la primera regla se llama menarquia y suele aparecer entre los 10 y 14 años,  entre el primer día de la menstruación hasta el primer día de la siguiente, se considera normal que transcurran entre 24 y 38 días. Suele durar entre 3 y 8 días y los dos primeros años las irregularidades menstruales suelen ser normales. El dolor tipo cólico tiende a aparecer luego de un tiempo de iniciadas las menstruaciones.

¿Cómo inicia?

La primera señal que tu niña dará es el crecimiento mamario, la aparición del olor debajo de sus axilas, vello público y axilar. Sin embargo, lo más importante es que edad de la primera menstruación en una mujer en concreto es el resultado de la combinación de múltiples variables (genéticas, nutricionales, actividades físicas, etc.). Esto quiere decir que las condiciones sanitarias y alimentación es una de las principales explicaciones de la bajada significativa de la edad de aparición.

Publicidad

Consejos: 

Anticípate a la situación: tienes que evitar que la situación pille a la niña por sorpresa. Vigila su desarrollo y sus cambios, con el fin de anticiparse a los mismos.

Habla con ella abiertamente: no utilices metáforas ni comparaciones. Llama a cada cosa por su nombre y con toda naturalidad, de lo contrario, lo único que se puede conseguir es confundirla. Ayúdate si te hace falta de dibujos, videos o páginas web, que previamente hayas visualizado. Un apoyo visual puede ser muy significativo.

No trates el asunto con dramatismo: debes tratar este tema como otra fase más de su desarrollo, que ni es feo, ni vergonzante, ni un pecado divino.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content