Asesinan a nicaragüense

La guerra entre pandillas le arrebató la vida a otro ciudadano que nada tenía que ver con el conflicto. Se trata del nicaragüense Luis Enrique

Carlos A. Rodríguez / Crítica

La guerra entre pandillas le arrebató la vida a otro ciudadano que nada tenía que ver con el conflicto.

Se trata del nicaragüense Luis Enrique Mallorca, de 40 años, quien fue asesinado de tres disparos por sujetos ya identificados por las autoridades, en la planta baja del Edificio Renta 15, en el corregimiento Santa Ana.

El homicidio del “Nica”, como era conocido en el barrio, se reportó a eso de las 11:45 de la noche del pasado sábado.

Fue trasladado al Cuarto de Urgencias del Hospital Santo Tomás, sin embargo, no sobrevivió.

Le registraron tres orificios de balas: en la nuca, en la espalda y en la cabeza.

Las autoridades verifican la versión que apunta a que los atacantes se introdujeron hasta el edificio para atacar a su blanco.

Su esposa, Gloria Herrera, de 39 años, dio a conocer que su cónyuge se dirigía a la tienda para comprar y minutos después de su salida, se escucharon los disparos.

“Bajamos y lo encontramos herido”, dijo.

La víctima

Él se ganaba la vida realizando trabajando con gypsum; además, pintaba.

Tenía dos años de residir en ese edificio, según informó la esposa, llorando.

“Él no tenía problemas con nadie; era buena gente”, aseguró.

Dejó en la orfandad a cinco niños, de los cuales cuatro residen en Managua, Nicaragua; tiene uno aquí, en Panamá.

Una moradora del lugar dijo a “Crítica” que “a esos muchachos no les importa con nadie cuando forman sus balaceras; ahora un inocente tuvo que pagar”.

El grupo que delinque en el mencionado edificio conocido como Renta 15, tiene actualmente rencillas con los denominados Bad Boy (BB), de Avenida Ancón, por lo que se presume que sean de estos últimos, los agresores.

El caso es investigado por la Fiscalía Auxiliar de la República.