Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content

Comisionado de la Policía Nacional en estado de indefensión

Por: William Sala Crítica -

Los organismos de seguridad no han dado una explicación del por qué el comisionado de la Policía Nacional, Gregorio Alvarado, se encuentra aprehendido desde la noche del viernes cuando se produjo un tiroteo entre delincuentes en los predios de la Iglesia Hosanna, en La Cresta, de Bella Vista.

Al oficial de la Policía Nacional, de acuerdo con sus parientes, se le violan derechos y garantías consagrados en la Constitución en el artículo 22. Toda persona detenida debe ser informada inmediatamente de las razones de su detención y sus derechos constitucionales y legales correspondientes, y presumir su inocencia hasta que en un juicio público se pruebe lo contrario y que un abogado lo defienda.

Familiares aseguran que solo un oficial de menor jerarquía que Gregorio les comunicó, en la sede de la Policía Nacional en Ancón, que Alvarado se encuentra a órdenes del director de la institución, Omar Pinzón, y no de la Dirección de Responsabilidad Profesional (DRP), organismo que investiga faltas administrativas.

Captura

Gregorio Alvarado, a quien le faltan 3 años para jubilarse, fue capturado por dos policías de Unidad Sensitiva, quienes lo sacaron esposado del lobby de la Iglesia Hossana donde compartía con un varón tras terminarse el culto.

Juan de Dios Morales Navarro, la persona que se hallaba al lado del oficial, dijo que cuando empezó el culto, vio al oficial de la Policía, y una vez que terminó se acercó para saludarlo, y en ese momento escucharon las ráfagas de disparos. "Yo creí que eran bombitas, pero Gregorio lo empujó al piso, le dijo que eran balas", dijo el testigo.

En eso se incorporaron ambos, pero el oficial intentó marcar los números de la Policía e informar del hecho. En eso estaba cuando fue sometido por los policías, quienes le aplicaron una llave, mientras el otro lo revisó para ver si tenía su arma de reglamento, lo despojaron del teléfono y lo esposaron. Después preguntaron por la pistola Glock que está a su disposición y él les indicó que estaba en el carro y se retiraron.

Perfil

Gregorio ascendió este año. Se encontraba retrasado y era jefe de la zona policial de La Chorrera. Luego que desarticuló una organización criminal fue enviado a la zona policial de San Miguelito, donde estuvo por tres días. Después se le informó que iba a estar a cargo de la nueva Unidad de Feminicidio que se pretende abrir en los próximos meses, y como tal fue enviado a Perú, en Suramérica, y tras regresar estaba instalado en la sede de la Policía Nacional, en Ancón.

Block title
Block content
Block title
Block content