Condenas por trata

El Juzgado Séptimo de Circuito Penal declaró culpables del delito de trata de personas y blanqueo de capitales a tres personas que estaban vinculadas al bar La

Grisel Bethancourt Crítica


La Fiscalía contra el Crimen Organizado solicitó la condena para los encausados.



Se depositaron en cuentas bancarias dineros producto del delito de trata de personas.

El Juzgado Séptimo de Circuito Penal declaró culpables del delito de trata de personas y blanqueo de capitales a tres personas que estaban vinculadas al bar La Jungla, en El Terraplén de San Felipe, donde sometieron a dos mujeres colombianas.

Lina María Morales Aristizabal, de nacionalidad colombiana, y el panameño Kenelch Ameth Moreno Potosme, el administrador, fueron condenados a 12 años y seis meses de prisión por trata de personas.

Petrack Max Murray, propietario del bar, de nacionalidad jamaicana, fue condenado a 16 años y ocho meses de prisión por el delito de trata de personas.

Moreno fue absuelto del cargo de lavado de dinero.

Las colombianas llegaron a Panamá procedentes de su país para trabajar como meseras en el bar La Jungla, fueron llevadas a un apartamento con otras 6 mujeres dedicadas a la prostitución y quedaron encerradas bajo llave. Solo acudían al bar a sostener relaciones sexuales con los clientes y tenían que entregar $20.00 a Moreno por cada trabajo de prostitución.

Estas mujeres tenían que saldar el viaje, dedicarse a bailar en el prostíbulo, mantener relaciones sexuales con los clientes por 14 dólares, e igualmente las mantenían como esclavas sexuales.