Despiden a universitaria asesinada

Brenda Cedeño, amiga de Jorlem, aseguró que era su mejor amiga y que horas antes de morir habían compartido muchas cosas con ella, porque Jorlem era un ejemplo a seguir.

Elena Valdez

Coclé



Llenos de dolor e impotencia familiares, amigos y vecinos recibieron hoy en la capilla San Martín de Miraflores en Penonomé, el cuerpo de Jorlem Miller Hernández, joven universitaria de 23 años, que fue asesinada en la ciudad capital, el pasado domingo.


El dolor era evidente, la abuela Josefa y madre Migdalia estaban desconsoladas, solo se escuchaba su llanto desgarrador porque no superan la pérdida de la única hija, que ahora solo veían con sus ojos cerrados en el féretro.


Brenda Cedeño, amiga de Jorlem, aseguró que era su mejor amiga y que horas antes de morir habían compartido muchas cosas con ella, porque Jorlem era un ejemplo a seguir.


Pido al que le hizo esto que se arrepienta porque ya no nos la va a regresar y el dolor es muy grande para todos”, dijo.


El cuerpo llegó hoy, en horas del mediodía a la capilla donde estaban sus más allegados y fue el padre Saúl Gaona, quien oficializó la misa hizo un llamado a la paz y no violencia que hay en nuestro país y que acaba con gente inocente como Jorlem.



Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.