Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content

Días:

Ingresó al Ministerio Público en 1975 como escribiente de tercera categoría, cuando tenía 19 años. En 1987 ascendió a fiscal superior del Cuarto Distrito Judicial, que comprende las provincias de Herrera y Los Santos. Se acoge a su jubilación después de 37 años de servicio.

Por: Redacción -

Crítica

Tras 37 años en el Ministerio Público, la fiscal Nedelka Díaz presentó su renuncia al cargo para acogerse a unas merecidas jubilaciones.

Publicidad

Díaz ingresó a la institución en 1975, como escribiente de tercera categoría, cuando tenía 19 años y era estudiante de Derecho de la Universidad de Panamá.

Con el pasar de los años se consolidó a lo interno de la Procuraduría, hasta escalar posiciones de alto perfil.

Fue para 1987 que ascendió a fiscal superior del Cuarto Distrito Judicial, que comprende las provincias de Herrera y Los Santos, además de que se desempeñó en igual posición en Veraguas y Coclé.

En el 2009, un fallo de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia la reintegró al cargo que tenía como fiscal, tras ser destituida por la exprocuradora Ana Matilde Gómez.

En ese entonces, fue enviada a ejercer como fiscal superior de las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro. Igualmente, llegó a ser secretaria general de la Procuraduría General de la Nación.

Fue en estas últimas provincias donde Díaz culminó su labor frente a la institución. Expresó que, de marzo de 2011 a marzo de 2012, realizó 18 audiencias de homicidios y cinco por tentativas. De las 23, solo en una no logró condena.

Explicó que el último caso que investigaba es el atentado contra la fiscal Vilma Batista, en el cual se asesinó a Paola Paez, de 26 años. Detalló que dejó a autores materiales y cómplices detenidos.

Reveló que tuvo distintas experiencias en diversas fiscalías a nivel nacional; que por ejemplo, en las provincias de Los Santos y Herrera, casi no hay criminalidad, diferente a Coclé y Veraguas, donde hay algún grado de sofisticación en los delitos.

Según Díaz, en los últimos años, en las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro, observó que por ser esa región fronteriza, se ha vuelto mucho más compleja la situación.

Block title
Block content
Block title
Block content