La mano de Dios lo rescató de la muerte

Tres asaltantes le dispararon en el pómulo izquierdo durante un atraco. La herida le ocasionó secuelas en su boca y nariz, además permaneció 13 días hospitalizado. Todo ocurrió cuando vendía pan y dulce en Pedregal.

Por: William Sala -

La noche del 15 de agosto de 2011, nunca será olvidada por Jair Villaverde Begarrama, de 22 años. Un vendedor de dulces que se ganaba la vida dignamente, cuando fue presa de la delincuencia que azota a este país.

Y es que en fracciones de segundos su vida cambió. Jair se dedicaba a vender dulces en Rana de Oro, corregimiento de Pedregal.

Los hechos narrados por él provocan indignación, ya que tres delincuentes lo asaltaron, le dispararon a quemarropa.

Una de las heridas de balas se alojó en el pómulo izquierdo.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.