Lo asesinaron para robarle

Tras el asesinato a tiros del vendedor de huevos de codorniz, Stanley Ernesto Allen, de 29 años, ocurrido la noche del pasado sábado en un cuarto de

Carlos A. Rodríguez / Crítica

Tras el asesinato a tiros del vendedor de huevos de codorniz, Stanley Ernesto Allen, de 29 años, ocurrido la noche del pasado sábado en un cuarto de alquiler en el sector 7 de Santa Marta, distrito de San Miguelito, sus familiares alegaron que este fue víctima de un robo, ya que siempre le gustaba ahorrar monedas de un dólar en frascos.

Su madre, Ana Rodríguez, de 49 años, señaló que Stanley se encontraba descansando dentro de su cuarto de alquiler, con el fin de salir -como todas las noches- a vender huevos de codorniz en las parrilladas, bares y cantinas ubicadas en el distrito de San Miguelito.

“Fue en ese instante cuando fue atacado por dos sujetos, y lo mataron, pero dentro del cuarto, los frascos donde siempre Stanley mantenía las monedas de a dólar se encontraban vacíos”dijo su madre, quien asegura fue fueron $300 lo que se llevaron.

La víctima dejó en la orfandad a un infante de 5 años. Stanley se dedicaba a su trabajo para mantener y ayudar a su pequeño.

“Mi hijo, solamente tenía cuatro días de haberse mudado al cuarto, ya que estuvo en mi casa residiendo por buen tiempo”, reveló.

“Él no se metía con nadie”, era trabajador.

Por este caso se mantiene a un menor de 17 años detenido a órdenes de la Fiscalía de Adolescencia de San Miguelito.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.